¿Qué tiene que ver el cambio climático con el terrorismo? | Ciencia y Ecología | DW | 30.10.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

¿Qué tiene que ver el cambio climático con el terrorismo?

El terrorismo y el cambio climático son ampliamente considerados como las dos amenazas más importantes de nuestro tiempo, pero de lo que pocos se dan cuenta es hasta qué punto los dos están relacionados.

Aunque el terrorismo ha desarrollado su crueldad a lo largo del tiempo, la amenaza que representa actualmente ha proyectado una sombra muy larga y sombría sobre el mundo. Al asesinar, violar, perseguir y secuestrar, sistemáticamente, el llamado Estado Islámico y el grupo terrorista nigeriano Boko Haram ha contribuido a la creación de divisiones sociales más allá de los países donde surgieron sus ideologías. Y lo han hecho, en parte, con la ayuda de ese otro tema profundamente inquietante de nuestros tiempos: el cambio climático.

Existe una conexión entre la deshidratación del lago Chad y la aparición de Boko Haram.

Existe una conexión entre la deshidratación del lago Chad y la aparición de Boko Haram.

"Como el clima está cambiando, también lo están haciendo las condiciones en las que operan grupos armados no estatales como Boko Haram y el Estado Islámico", dice a DW Lukas Rüttinger, un experto en paz y seguridad y recursos del grupo de expertos "adelphi", con sede en Berlín.

Aunque subraya que el cambio climático "no crea terroristas, rebeldes o criminales", dice que contribuye a crear el tipo de entornos frágiles en los que tales grupos pueden prosperar, al conducir la inseguridad alimentaria y forzar a las poblaciones locales a competir por recursos naturales menguantes como tierra y agua.

El Estado Islámico, dice Rüttinger, ha utilizado la escasez de este último en particular, como arma de guerra y como palanca para reclutar nuevos reclutas entre las comunidades rurales donde la pérdida de cosechas y la muerte del ganado es muy frecuente.

"Estos grupos pueden ofrecer medios de vida alternativos, incentivos económicos y, en algunos casos, pueden responder - así sea temporalmente - a problemas  sociales, políticos y económicos reales", dice el experto.

La desertificación es igual a la desesperación

Yahaya Ahmed, fundador de la Asociación de Desarrollo de Energías Renovables de Nigeria (DARE), cita una correlación entre la reducción del Lago de Chad y el surgimiento de Boko Haram como un ejemplo. "Vinieron como una especie de Mesías para las masas".

Alrededor del ochenta por ciento de los que viven en la cuenca del Chad, que incluye Chad, Camerún, Níger y el noreste de Nigeria, dependen del lago para la agricultura y la pesca que forman la base de su existencia. Pero al avanzar su sequía, cada vez más tierra en la región se ha convertido en desierto.

"Descubrimos que a unos diez kilómetros de la frontera con Níger, alrededor de 200 aldeas fueron afectadas por la desertificación", dice Ahmed. "La gente tiene que mudarse, pero no hay un programa de reasentamiento, por lo que se sienten muy frustrados, y muchos fueron adoctrinados para tomar las armas, porque eso es lo único que pueden hacer".

Historia de éxito a micro escala

Ahmed, cuyo trabajo incluye enseñar a las personas a sensibilizar a las comunidades rurales sobre estufas sostenibles, como un medio para reducir la deforestación generalizada -que en sí mismo es un importante contribuyente a la desertificación- tiene una experiencia directa de tales beneficios colaterales.

Las ideas pequeñas pueden resolver grandes problemas: sistemas solares p.ej. pueden proporcionar electricidad y hacer que los alimentos sean más duraderos; ambos proporcionan ingresos y evitan el extremismo.

Las ideas pequeñas pueden resolver grandes problemas: sistemas solares p.ej. pueden proporcionar electricidad y hacer que los alimentos sean más duraderos; ambos proporcionan ingresos y evitan el extremismo.

"El comandante de la policía local nos trajo a cuatro muchachos a los que ya había arrestado 17 veces", explicó. "Debido a que pensó que encerrarlos resolvería sus problemas, preguntó si podíamos entrenarlos". Un "poco escéptico" para empezar, el fundador de DARE finalmente estuvo de acuerdo y dice que presenció en ellos una transformación de 180 grados, y que "el chico más endurecido" se convirtió en uno de sus mejores entrenadores.

"Boko Haram podría haberlo reclutado fácilmente", dijo Ahmed, añadiendo que hay muchos niños y jóvenes como él que andan rondando por la calle mendigando y otras veces robando para poder sobrevivir. Los muchachos ahora ganan un poco y han adquirido una nueva perspectiva para protegerlos de los avances de un grupo terrorista que usa el dinero como un medio de coacción.

"Lo veo como una solución muy simple", dice Ahmed, y agrega que al dar a los chicos entrenamiento, habilidades y perspectivas, los terroristas no tendrían a nadie a quien reclutar. "Pienso que Boko Haram se podría detener por completo en seis meses".

Klaus Esterluss (gg/jov)

DW recomienda