¿Qué tan respetuosas del clima son Apple, Exxon y BASF? | Economía | DW | 21.09.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

¿Qué tan respetuosas del clima son Apple, Exxon y BASF?

¿Qué empresas apoyan la protección del clima y cuales la obstruyen? Un estudio examina la influencia de las 250 empresas más grandes. 35 obstruyen la protección del clima y 15 defienden los objetivos de París.

Los esfuerzos globales para combatir el cambio climático son objeto de un intenso cabildeo por parte de las empresas. Algunos apoyan activamente los objetivos del Acuerdo de París y, por lo tanto, la reducción de emisiones de carbono y el uso de combustibles fósiles, mientras otros quieren obstaculizar estos objetivos.

InfluenceMap, una organización británica sin ánimo de lucro, examinó en su último informe (Corporate Carbon Policy Footprint) a las 250 mayores empresas del mundo, avaluando alrededor de 30.000 documentos, incluidos informes oficiales, discursos y publicaciones en periódicos.

¿Quién apoya y quién bloquea la protección climática?

Según el informe, solo 15 de las 250 empresas más grandes del mundo están activamente involucradas en la protección del clima. En primera fila del ranking se encuentran Apple, el fabricante de alimentos y cosméticos Unilever y el gigante de muebles IKEA. Luego siguen empresas energéticas como Enel, Iberdrola, EnBW y EDF, que alinean su modelo de negocio hacia energías renovables, fabrican coches eléctricos como Tesla, o empresas que usan energía de fuentes 100% renovables como Coca Cola y Nestlé.

Rex Tillerson: 40 años en la industria petrolera, 17 en la junta directiva de ExxonMobil. Ahora es ministro de Exteriores de EE.UU.

Rex Tillerson: 40 años en la industria petrolera, 17 en la junta directiva de ExxonMobil. Ahora es ministro de Exteriores de EE.UU.

Según InfluenceMap, este grupo de empresas llamadas pro-climáticas ha crecido significantemente  en los últimos dos años desde el acuerdo climático de París y la elección de Donald Trump en Estados Unidos.

Sin embargo, según el informe, un gran número de las empresas examinadas son neutrales a la política climática mundial. De las empresas más influyentes del mundo, 35 trabajan activamente contra la política climática y adoptan una postura de oposición hacia el acuerdo climático de Paris.

El ranking de las compañías que amenazan el clima es liderado por las empresas estadounidenses Koch Industries, Sourthern Company y ExxonMobil. Ellos ganan su dinero con carbón, petróleo, gas y productos químicos.

El ex director ejecutivo de Exxon, Rex Tillerson, es ahora Secretario de Estado de EEE.UU. en el Gobierno de Trump. Según una publicación de investigadores de la Universidad de Harvard del mes pasado, ExxonMobil engañó al público durante varias décadas con informaciones falsas sobre el cambio climático.

Elon Musk, jefe de Tesla y fabricante de coches eléctricos.

Elon Musk, jefe de Tesla y fabricante de coches eléctricos.

Según el informe, las empresas de la industria de los fósiles, como las compañías petroleras Chevron, BP, Total y Royal Dutch Shell, y las empresas que consumen mucha energía como BASF, ArcelorMittal, Dow Chemical y Bayer, figuran entre las compañías con políticas no favorables al clima.

Sin embargo, en la industria automotriz los grupos de presión en contra de una protección del clima podrían cambiar pronto su actitud. Según Dylan Tanner, de InfluenceMap, se espera que los fabricantes de automóviles cambien de lado en cuanto empiecen a fabricar coches eléctricos.

El Ranking ayuda a los inversionistas en sus decisiones

El grupo de expertos InfluenceMap es financiado por fundaciones como la European Climate Foundation. El ranking de empresas debe ayudar a los inversionistas y a grandes fondos de pensiones en sus decisiones de inversión.

Un número cada vez mayor de fondos de pensiones y también compañías de seguros incorporan criterios de protección climática a su estrategia de inversión. Por un lado por razones morales, y por otro porque el modelo de negocio de la economía fósil ya es considerado riesgoso y sin mucho futuro.

Autor: Gero Rueter (GG)

DW recomienda