Pyongyang acusa a Washington de poner en peligro la cumbre con ′′estupideces′′ | El Mundo | DW | 24.05.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Pyongyang acusa a Washington de poner en peligro la cumbre con ''estupideces''

Corea del Norte elevó hoy el tono al acusar a EE. UU. de hacer comentarios "estúpidos" que podrían conducir a un enfrentamiento nuclear en vez de a la esperada cumbre.

Choe Son-hui, viceministra de Exteriores de Corea del Norte.

Choe Son-hui, viceministra de Exteriores de Corea del Norte.

La cumbre entre EE. UU. y Corea del Norte está prevista para el 12 de junio de 2018 en Singapur.

En medio de un ambiente de nerviosismo e incertidumbre en torno a la celebración del histórico encuentro entre el presidente de EE. UU., Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, Pyongyang arremetió de nuevo contra Washington por sus referencias al modelo de desnuclearización de Libia.

La viceministra de Exteriores, Choe Son-hui, se dirigió directamente al vicepresidente, Mike Pence, al que acusó de hacer declaraciones "ignorantes" y "estúpidas" en un canal de televisión estadounidense.

"(...) Pence ha hecho declaraciones desenfrenadas e insolentes como que Corea del Norte podría terminar como Libia, que no se descarta la opción militar para hacer frente a Corea del Norte y que EE. UU. necesita una desnuclearización completa, verificable e irreversible", enumera la experta en relaciones con Washington en un artículo publicado hoy en la agencia estatal KCNA.

En este sentido, el régimen norcoreano aseguró que el futuro de la cumbre con EE. UU. "depende totalmente" de Washington, después de que ambos países amenazaran con cancelar o retrasar la histórica cita prevista para mediados de junio.

Mike Pence y Kimo Yo-jong, la hermana de Kim Jong-un, durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 en Pyongyang.

Mike Pence y Kimo Yo-jong, la hermana de Kim Jong-un, durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 en Pyongyang.

"Nosotros no suplicaremos a Estados Unidos por diálogo y tampoco nos molestaremos en persuadirles si no se quieren sentar con nosotros", apunta Choe, una figura de peso en la maquinaria diplomática armada por Pyongyang, que reta a Washington a elegir entre la mesa de negociaciones y un "enfrentamiento nuclear".

Incertidumbre sobre fecha de cumbre

Ante la ronda de contactos con Washington, Choe fue ascendida en febrero a vicecanciller dada su dilatada experiencia como intérprete en las negociaciones nucleares entre Corea del Norte y EE. UU. en los 90 y en la pasada década y, después, como directora del departamento para Norteamérica en Exteriores.

Mientras sigue la incertidumbre en torno a la cumbre de Singapur, después de que Trump dijese que "la semana que viene" se sabrá si se celebra finalmente en la fecha prevista, pero aseguró que se llevará a cabo con certeza "algún día, en alguna fecha"

Por su parte, el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, se mostró "esperanzado" en que el primer encuentro de la historia de líderes de los dos países se pueda producir como está previsto, aunque subrayó que el futuro de la cita "dependerá en último término" de Kim.

En otra muestra de confianza, la Casa Blanca anunció además que un alto funcionario estadounidense, Joe Hagin, viajará este fin de semana a Singapur, donde se podría reunir con representantes de Pyongyang para preparar la cumbre.

En este sentido, el comité del Consejo de Seguridad de la ONU encargado de las sanciones a Corea del Norte autorizó hoy el viaje a Singapur de funcionarios de ese país, que están sujetos a prohibiciones de desplazamientos por parte de este organismo.

Inquietud en EE. UU.

Según los medios estadounidenses, en el equipo de Trump existe bastante inquietud, ya que la delegación norcoreana no se presentó a un encuentro con EE. UU. hace dos semanas en Singapur para planificar la cumbre presidencial.

Ese desplante se produjo, aparentemente, días antes de que Corea del Norte amenazara públicamente con cancelar la cumbre con EE. UU., debido a lo que calificó como presiones de la Casa Blanca para imponerle un modelo de desnuclearización "unilateral".

El cruce de comentarios y la actividad diplomática coincidió hoy con gestos de ambas partes en lo que parece un intento de acercar posturas.

Corea del Sur y EE. UU. concluyeron hoy, un día antes de lo previsto, unas maniobras aéreas que desataron la condena del régimen norcoreano y que llevó a Pyongyang a congelar el diálogo con Seúl.

Aunque el Ejecutivo surcoreano no quiso indicar el motivo por el cual los ejercicios de vuelo terminan un día antes de lo originalmente planeado, se cree que el enojo de Corea del Norte podría estar detrás de esta decisión.

Por su parte, el régimen de Kim Jong-un tiene previsto mostrar hoy la clausura de su centro de pruebas nucleares  de Punggye-ri a un reducido grupo de medios de China, Corea del Sur, EE. UU., Reino Unido y Rusia.

Pyongyang se comprometió a realizar un "desmantelamiento público" de su centro atómico tras la cumbre celebrada a finales de abril entre su líder y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, en la que ambos acordaron trabajar para lograr la "completa desnuclearización" de la península coreana.

CP (efe, afp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

 

DW recomienda

Publicidad