Putin se reúne con Orbán en Hungría | Europa al día | DW | 29.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Putin se reúne con Orbán en Hungría

El presidente ruso, Vladímir Putin, se reunió este lunes (28.08.2017) en Budapest con el primer ministro del Hungría, Viktor Orbán, el único jefe de Gobierno de la UE que le considera su aliado, durante una rápida visita en la que ha destacado las buenas relaciones económicas entre los dos países.

La visita, de sólo un día, tenía como motivo la celebración en Budapest del Mundial de Judo, ya que el líder ruso es presidente honorario de la Federación Internacional de ese deporte.

Putin ha aprovechado también su breve estancia en la capital húngara para hablar de las relaciones bilaterales, especialmente económicas, entre las que ha destacado el proyecto de ampliación de la central atómica de Paks, la única de Hungría.

"Me alegro por la posibilidad de hablar de las relaciones bilaterales en el marco de eventos deportivos. Quiero destacar que, pese a todas las dificultades, la tendencia económica (en las relaciones) se corrige", declaro Putin, según la agencia rusa Interfax.

Sobre Paks, el presidente ruso aseguró que ya están disponibles los 12.000 millones de dólares que costará el proyecto y anunció que los trabajos podrían comenzar a principios del año que viene.

Desde la oposición de izquierdas, el partido Együtt (Juntos), ha denunciado que esta visita, la segunda de Putin desde febrero, confirma la orientación de Orbán hacia Moscú y aisla a Hungría de sus socios en la UE.

Por su parte, Orbán ha criticado abiertamente las sanciones de la UE a Rusia por la anexión de la península ucraniana de Crimea.

Sin embargo, la visita de Putin ha tenido poca oposición en las calles. Unos 20 simpatizantes de Együtt protestaron con pancartas y máscaras de Putin dentro del pabellón donde se celebra el campeonato de judo, pero los agentes de seguridad los sacaron a la fuerza del edificio. Otra protesta, convocada por el partido centrista Momentum, apenas reunió a mil personas.

Las medidas de seguridad y el secretismo en torno a este viaje han sido considerables. Varias zonas de Budapest han quedado cerradas y el Gobierno apenas informó sobre la visita, sin dar detalles sobre el contenido de la reunión entre los mandatarios. EFE

Publicidad