Prueban vacuna contra el SIDA | Diálogo Pandémico: pregúntale a Dr. Drexler | DW | 02.03.2004
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Diálogo Pandémico

Prueban vacuna contra el SIDA

La vacuna genética para prevenir el SIDA entrará a fines de febrero en su fase inicial de prueba. Renace así la esperanza de acabar con este mal, que azota a 600 personas por hora en todo el mundo.

Crece el optimismo en la lucha contra el SIDA.

Crece el optimismo en la lucha contra el SIDA.

Todo comenzó con la búsqueda de voluntarios en las clínicas universitarias de Bonn y Hamburgo. Al final de las investigaciones, que podrían extenderse hasta un lapso de ocho años, se podría contar con la primera vacuna contra el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA). El camino es largo y lleno de dificultades, aunque la buena disposición de los voluntarios que participan del estudio es una primera señal positiva.

Por ahora, se cuenta con cincuenta personas dispuestas a someterse desde fines de febrero a los efectos de la vacuna para probar la tolerancia del organismo humano a esta nueva sustancia, llamada ‘tgAACO9". Este primer estudio clínico se realiza en el marco de una cooperación internacional, y es financiado por la Iniciativa Internacional Vacuna Contra el SIDA (IAVI), con sede en Nueva York.

Tres fases de investigación

En las Universidades de Hamburgo, Bonn, y Bruselas se probará la vacuna durante 13 meses en 50 voluntarios para comprobar la tolerancia en humanos, así como las reacciones que la nueva sustancia puede provocar en el sistema inmunológico, y que podrían evitar un contagio con el virus VIH. Esta primera fase del estudio comenzó luego de la prueba en monos. La segunda fase se realizará en los países en desarrollo, donde se inyectará a cientos de personas, sobre todo para verificar los riesgos y efectos secundarios del

AIDS-Impfstoff wird in Deutschland getestet Stickstofftank

medicamento, así como para establecer la dosis necesaria. En la tercera fase participarán miles de voluntarios, de los cuales una parte recibirá la vacuna, y, la otra, un placebo. El objetivo es poder comprobar qué relación existe entre infección y efecto de la vacuna. Sólo después de pasar esta tercera fase, la vacuna podría salir a la venta.

Este tipo de vacuna, que es totalmente nuevo en su género, está creado para proteger al organismo del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) del subtipo ‘c’, el cual es responsable de la mayor cantidad de infecciones a nivel mundial, especialmente en el sur de África y el sudeste de Asia. Allí viven dos tercios del total de 40 millones de enfermos de SIDA de todo el mundo. Lo novedoso de esta vacuna es que se produce genéticamente en su totalidad y su espectro de eficacia es más amplio que el de otras sustancias ya existentes.

El sistema inmunológico humano funciona por dos vías: por un lado, la que crea anticuerpos, y, por el otro, por medio de las células "asesinas". La ventaja de la nueva vacuna es que activa los dos canales a mismo tiempo. Además, sólo debería inyectarse una sola vez, y es altamente resistente al calor, lo que lo hace ideal para ser utilizado en países en desarrollo, en los cuales vive el 95% de los infectados.

Investigadores optimistas

El director de las investigaciones, Jan von Lunzen, señala que no hay posibilidades de contagiarse el virus VIH a través de la vacuna, ya que se utilizan sólo pequeñas partículas del mismo, y, por lo tanto, se excluye que pueda producirse un contagio a

AIDS-Impfstoff wird in Deutschland getestet Jan van Lunzen

El investigador Jan von Lunzen presenta la nueva vacuna contra el SIDA en conferencia de prensa.

través de la sustancia. En primer lugar, se trata de comprobar si la vacuna es tolerada por el ser humano. El objetivo secundario es estudiar las respuestas inmunológicas en la sangre de los voluntarios a fin de encontrar células que ataquen al peligroso virus. La esperanza de von Lunzen y otros investigadores de obtener una vacuna efectiva se basa en experimentos exitosos realizados con monos.

Sólo con una vacuna preventiva se podría detener la expansión de la epidemia del SIDA en todo el mundo. A pesar de que los científicos se cuidan de despertar falsas ilusiones respecto del fin de este mal, muchos de ellos son optimistas en cuanto al desarrollo de las investigaciones.

Reinhard Kurth, director del Instituto Robert Koch, opina que los medicamentos ya existentes, además de ser muy caros, no solucionan el problema del SIDA. Esto sólo puede hacerlo una vacuna. Según Kurth, el SIDA se ha transformado en una de las grandes catástrofes sanitarias modernas, sólo comparable con la llegada de la peste a Europa occidental hace 650 años.

El científico afirma que "debemos luchar contra el SIDA con una vacuna eficaz, ya que de otro modo corremos peligro de que este mal se siga expandiendo, como sucede en África. Un nuevo foco es Asia, lo que trae graves consecuencias demográficas, políticas y económicas, además del sufrimiento humano que conlleva. Tenemos que ponerle coto a esta enfermedad lo antes posible"

Los primeros resultados se esperan para el año próximo, y, hasta que la vacuna esté lista para su aplicación, pasarán seguramente de cinco a diez años más. Pero las esperanzas de un mundo sin SIDA siguen en pie.

DW recomienda