Problemas alemanes: el 2, el 3 y el 6 | Deportes | DW | 18.11.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Problemas alemanes: el 2, el 3 y el 6

La lesión de Sami Khedira le ha creado al entrenador Joachim Löw una serie de problemas que tendrá que resolver pronto si desea conservar el favoritismo de la selección alemana al título en el Mundial de Brasil 2014.

Ttras la grave lesión sufrida por Sami Khedira en el partido amistoso contra Italia la semana pasada, el equipo nacional alemán ve como se le van agotando las opciones al seleccionador Joachim Löw para adjudicar el papel protagónico en su esquema táctico: el volante defensivo (6). Las posibles soluciones a la vista implicarían una completa reforma de la línea defensiva alemana, donde los laterales (2 y 3) serían jugadores que hasta ahora no han tenido continuidad en la selección que irá al Mundial.

Las piezas caen una tras otra

Khedira, jugador del Real Madrid, tendrá que ausentarse del fútbol durante por lo menos seis meses. Así de grave es su lesión de rodilla, la cual hoy prácticamente lo tiene marginado del viaje a Brasil en junio del 2014. Pero él no es el único mediocampista defensivo (6) con el cual el entrenador alemán no puede contar con certeza pensando en la cita mundialista.

Bastian Schweinsteiger, titular en esta posición clave en la formación de Alemania, ha sido operado recientemente, y por segunda ocasión en menos de seis meses, del tobillo derecho. El jugador del Bayern sufre las consecuencias de una lesión sufrida en febrero del 2012 que no termina de sanar, y las perspectivas de una completa recuperación son inciertas.

Schweinsteiger regresará a las canchas a mediados de enero del 2014, con tiempo suficiente para acumular minutos de fútbol que le permitan ir al Mundial. No hay dudas de que Joachim Löw cuenta con el futbolista en Brasil, lo que aún no se sabe es si como actor protagónico o en un rol secundario. El seleccionador alemán ya una vez depositó toda su confianza en un Schweinsteiger lejos de su mejor forma, en la Eurocopa del 2012, y el resultado fue la eliminación en semifinales, un riesgo que no va a querer correr por segunda vez en el Mundial.

En la selección alemana también se extraña al que los analistas locales consideran el sucesor natural de Schweinsteiger: Ilkay Gündogan, jugador del Dortmund. También él terminará el 2013 sin fútbol por culpa de dolores crónicos en la espalda causados por una infección en los nervios aledaños a la columna vertebral. Gündogan, que en la primera parte de la actual temporada apenas si jugó una hora, no regresará a los entrenamientos, al igual que Schweinsteiger, antes de mediados de enero, lo que genera el interrogante sobre si alcanzará su mejor nivel futbolístico a tiempo para el Mundial.

La solución Guardiola

Joachim Löw ha intentado calmar los nervios de la afición local asegurando que aún tiene suficientes jugadores en la baraja como para compensar las ausencias. El seleccionador nombró como posibles soluciones a Toni Kroos, del Bayern; y a los gemelos Bender, Sven del Dortmund y Lars del Leverkusen.

Una conversación importante para Alemania en el Mundial Brasil 2014: Pep Guardiola instruye a Philipp Lahm.

Una conversación importante para Alemania en el Mundial Brasil 2014: Pep Guardiola instruye a Philipp Lahm.

Si bien esas tres posibilidades tendrían la calidad para suplir las falencias del 6 titular, a todas les falta la solidez y el recorrido que requiere la posición más importante en el mediocampo de Alemania por ser la que maneja los ritmos del equipo, estabilizando y equilibrando los movimientos de defensa y ataque. Así las cosas, Löw podría verse obligado a acudir a su jugador de confianza, el capitán de la selección Phlipp Lahm, en una formación que emularía la fórmula que Pep Guardiola introdujo en el Bayern Múnich.

Allí Lahm, normalmente un defensor lateral, viene llenando con bastante propiedad la posición de 6, y su rendimiento le ha valido muchos elogios, incluido el del propio Guardiola, quien lo calificó como “el jugador más inteligente al que he entrenado”. Löw, que en el pasado ya en algunas ocasiones había puesto a su capitán a jugar en el mediocampo, ha recurrido recientemente con más frecuencia al “plan Guardiola”. La semana pasada, contra Italia, fue la última de ellas.

Rompecabezas defensivos

Con Philipp Lahm las bajas de Schweinsteiger, Khedira o Gündogan se podrían hacer casi imperceptibles en el 6, pero sería a costa del 2 y el 3, las posiciones de los defensas laterales donde tanto por derecha, como por izquierda, él es la primera opción de Alemania.

En el Bayern el entrenador Pep Guardiola se puede dar el lujo de mover a Lahm al mediocampo pues el club cuenta con dos laterales de primer nivel. El brasileño Rafinha y el austriaco David Alaba. En la selección alemana Joachim Löw no tiene tantas alternativas, y de hecho, desde hace años, tiene en su capitán a un único 2, ó 3.

Por la banda opuesta a la de Lahm parece haberse consolidado Marcel Schmelzer del Dortmund, aunque tampoco es fijo. Löw sigue experimentando en esas posiciones, y la lista de nombres parece interminable, al igual que la búsqueda por el candidato ideal: Jerome Boateng, Benedikt Höwedes, Marcel Jansen, Lars Bender…

Poner a Lahm a jugar de 6 en el Mundial de Brasil deja a Alemania sin 2 y 3, una ecuación peligrosa que en opinión de algunos podría resolverse formando atrás con tres centrales. El seleccionador Joachim Löw tiene solo medio año para armar el rompecabezas defensivo.

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema

Publicidad