Primer ministro de Irak promete dimitir pero violencia continúa | El Mundo | DW | 30.11.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Primer ministro de Irak promete dimitir pero violencia continúa

Combatientes tribales armados tomaron las calles en Nasiriya, mientras hombres vestidos de civil abrieron fuego contra la multitud en Nayaf, en la región sur del país.

El primer ministro iraquí anunció este viernes (29.11.2019) que dimitirá, como reclamó el gran ayatolá Alí Sistani, figura tutelar de la política nacional, pero pese al anuncio las protestas continuaron en una jornada en la que la represión dejó 21 muertos.

Adel Abdel Mahdi, un independiente de 77 años, cedió el viernes en su posición tras dos meses de protestas contra el gobierno, que dejan más de 420 muertos, según un balance en base a fuentes médicas y de la Policía.

"Presentaré al estimado Parlamento una carta oficial para pedir mi dimisión de la presidencia del actual gobierno para que la Cámara pueda reconsiderar sus decisiones", anunció en un comunicado difundido por su oficina de prensa.

La agencia de noticias estatal INA informó que el próximo domingo tendrá lugar una "sesión especial" del Parlamento iraquí, aunque no especificó si en esa sesión el primer ministro formalizará su dimisión.

Irak Ministerpräsident Adel Abdel-Mahdi (picture-alliance/AP Photo/H. Mizban)

Primer ministro iraquí, Adel Abdel Mahdi, en una foto reciente.

Poco antes, el máximo dignatario chiita del país, Alí Sistani, había instado al Parlamento a retirarle su confianza al gobierno para evitar el "caos" y más muertos, uniéndose al llamado de los manifestantes que piden desde el 1 de octubre la "caída del régimen".

Violencia continúa en Nayaf y Nasiriya

Pero la violencia siguió azotando en las últimas horas el sur del país, donde combatientes tribales tomaron las calles armados, para proteger a los manifestantes en Nasiriya, mientras que hombres vestidos de civil abrieron fuego contra la multitud en Nayaf.

El sur de Irak fue escenario de protestas violentas el jueves por la dura represión infligida por los comandantes militares enviados desde Bagdad, tras el incendio del consulado de iraní en la ciudad santa chiita de Nayaf. Los disturbios dejaron 46 manifestantes abatidos y casi 1.000 heridos, según médicos y policías.

Hoy viernes se repitieron los choques en Nasiriya y al menos 16 manifestantes murieron y más de 100 resultaron heridos en una nueva oleada represiva.

Irak Proteste (picture-alliance/AP Photo/K. Mohammed)

Manifestantes opositores protestas en las calles de Badgad el jueves 28 de noviembre, en una intensa y violenta jornada.

Por su parte, Estados Unidos llamó a los líderes iraquíes a que atiendan las "demandas legítimas" de los manifestantes, incluyendo las denuncias de corrupción, después de que el cuestionado primer ministro Adel Abdel Mahdi anunciara su dimisión tras dos meses de movilizaciones.

"Nosotros compartimos las preocupaciones legítimas de los manifestantes", dijo una portavoz del Departamento de Estado. "Seguimos instando al gobierno de Irak a que encamine las reformas demandadas por el pueblo, incluyendo aquellas referidas al desempleo, la corrupción y la reforma electoral", agregó la funcionaria.

gs (efe, afp, ap, reuters)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda