Presidencia del Consejo de la UE: mucha responsabilidad sobre los hombros de Merkel | Europa | DW | 08.07.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Presidencia del Consejo de la UE: mucha responsabilidad sobre los hombros de Merkel

La canciller intentó mostrar emoción. Tras la primera aparición de Merkel como presidenta del Consejo de la UE, está claro lo difícil que será la tarea. Desde el Parlamento Europeo, ella llama a la unidad de la UE.

A Angela Merkel se le reprochó reiteradamente que no era una europea de corazón, que carecía de verdadera pasión. Así que en su primer discurso como nueva presidenta del Consejo de la UE ante el Parlamento Europeo intentó hablar en un tono más emocional. Dijo que, con la crisis del coronavirus, Europa se enfrenta al mayor desafío de su historia y se debe "cambiar Europa si queremos protegerla y preservarla". Tal vez sea una alusión a la famosa cita de la novela italiana "El gatopardo": "Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie".

"Nadie puede superar esto solo"

"Creo en Europa, no solo como un legado del pasado, sino como una esperanza y una visión para el futuro", dijo Merkel sobre una Unión Europea que ha estado luchando de crisis en crisis durante años. Habló de la crisis financiera, del flujo de refugiados: todo esto ha originado brechas en los países miembros que ahora deben superarse. "Después de la crisis, Europa será más fuerte si fortalecemos el sentido común. Nadie puede superar esto solo", afirmó.

Una y otra vez habló sobre los valores democráticos fundamentales de la UE, los valores y derechos como base común. La suspensión de estos derechos nunca debería convertirse en una norma, por ejemplo, debido a la crisis de coronavirus, opinó Merkel. Esta fue una indirecta dirigida a Viktor Orban, de Hungría, que todavía pertenece a su grupo partidario, los demócratacristianos del PPE, en el Parlamento Europeo.

Pero, ¿qué quiere decir realmente la canciller al hacer énfasis en los valores democráticos de la UE? Se sabe que respalda que el Estado de derecho esté vinculado al desembolso de fondos europeos. Pero hasta ahora no ha seguido este tema controvertido de manera consecuente, porque choca con la feroz oposición de Hungría y otros.

El tema principal de Angela Merkel fue la importancia de compartir rasgos comunes políticos y financieros: "La solidaridad no es solo un gesto humano, sino una inversión sostenible. No solo es políticamente necesaria, sino que también valdrá la pena". Con estas palabras, uno se puede imaginar a la canciller apelando formalmente a sus colegas en las próximas noches de negociaciones: "Cada compromiso es también un beneficio a nivel nacional". Su mantra es que el acuerdo sobre los miles de millones para la recuperación tras la crisis del coronavirus va en el propio interés de todos los países miembros.

La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen.

La presidenta de la Comisión mostró su rechazo contra la política europea de austeridad del pasado.

No hay tiempo que perder

Detrás de las bonitas palabras está el duro argumento del dinero. Angela Merkel una vez más elogia la propuesta francoalemana de un fondo de reconstrucción de 500 mil millones de euros: la Comisión y el Parlamento de la UE incluso hablan de 750 mil millones de euros. "Nuestro objetivo es llegar a un acuerdo lo más rápido posible", este verano, enfatizó la canciller. No se debería perder tiempo, porque afectaría a los más débiles. Esto requiere una gran voluntad de compromiso de todas las partes. Al mismo tiempo, la canciller advirtió que no solo los países económicamente fuertes deben sufrir la sobrecarga, también debe tomarse en cuenta lo que los países pueden lograr política y socialmente.

Con respecto a China, Merkel habló de relaciones estratégicas, relaciones comerciales cercanas y diálogo abierto, sin hacer referencia a Hong Kong ni a las violaciones de los derechos humanos contra los uigures.

La canciller recibió aplausos por su comentario de que la crisis del coronavirus visibiliza los límites del "populismo que niega los hechos". "La verdad y la transparencia son necesarias en una democracia", dijo la canciller, alegando que Alemania apostaría muy fuerte por estos aspectos.

Gente con mascarillas en la calle.

Según Merkel, hay que actuar con rapidez en la reconstrucción europea para que los más débiles no se vean aún más afectados por la crisis de coronavirus.

Ursula von der Leyen, rechazo a la política de austeridad

La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, habló por su parte de las grandes expectativas de la presidencia alemana, pero también del hecho de que hay que aprender de los errores de la crisis financiera. En aquel entonces, se vivió el desempleo, el colapso de la inversión pública, la destrucción de los programas gubernamentales, una experiencia traumática para muchos europeos. "No tiene por qué ser así", dijo von Leyen en un claro rechazo a la política de austeridad de ayer y con la petición de un programa de reconstrucción fuerte.

En la profunda crisis actual, muchos parecen querer un país fuerte al timón de la UE durante los próximos seis meses. Bajo estas circunstancias, no se prevén ni errores ni fracasos. Todos esperan ahora de Angela Merkel que se encargue de todo.

(rmr/er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

DW recomienda