Portugal da marcha atrás y solicita rescate financiero de la UE | Europa | DW | 07.04.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Portugal da marcha atrás y solicita rescate financiero de la UE

Declaraciones políticas y medidas emergentesno bastaron para evitar que Portugal solicitara ayuda financiera a la Unión Europea. Trasl el anuncio, las miradas se dirigen a España.

default

El primer ministro José Sócrates, al hacer el anuncio.

Portugal solicitó un rescate financiero a la Unión Europea (UE), según confirmó el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, en Bruselas, con lo que se convertiría en el tercer país después de Grecia e Irlanda que recibiría ayuda de este tipo de la UE.

Barroso afirmó a través de una declaración que le aseguró al primer ministro de Portugal, José Sócrates, que este pedido "será tratado a la mayor brevedad posible de acuerdo con las normas correspondientes".

Barroso, que en el pasado fue primer ministro de Portugal, explicó que tiene "confianza en la capacidad del país de superar los problemas actuales". El fondo de rescate EFSF podría poner a disposición hasta 250.000 millones de euros para países en problemas. A cambio, el país debe implementar estrictas medidas de ahorro.

El primer ministro de Portugal había confirmado poco antes que su país, altamente endeudado, iba a pedir ayuda financiera a la UE. El jefe del Gobierno de transición de Lisboa confirmó asimismo las palabras del ministro de Finanzas Fernando Teixeira dos Santos, quien había dicho que el país precisaba pedir ayuda ya.

"Quisiera comunicar a los portugueses que el Gobierno decidió dirigirse a la Comisión Europea con un pedido de ayuda financiera", dijo Sócrates esta noche en un discurso a la nación transmitido en directo por la televisión lusa.

Solicitud "inevitable"

El político socialista calificó la medida anunciada de "inevitable". En caso de renunciar a un pedido de ayuda, explicó, "el país correría riesgos que no debe correr".

Sócrates culpó a la oposición de haber llevado al país a esta situación extrema, al haber rechazado el más reciente paquete de ahorro del Gobierno minorista.

Pocas horas después del rechazo del paquete en el Parlamento de Lisboa, el pasado 23 de marzo, Sócrates, renunció a su cargo. Entretanto, fueron convocadas nuevas elecciones para el 5 de junio.

El pedido de rescate de Portugal se produce poco antes de un encuentro informal de ministros de Finanzas de la eurozona (17 países) y los de la UE (27 países) este viernes y sábado en Gödöllö, cerca de Budapest. Es probable que el caso de Portugal esté bien arriba en la agenda.

Por su parte, el ministro de Finanzas Dos Santos había mantenido una conversación con la edición online del diario económico "Jornal do Negocios" -que confirmó luego a la agencia de noticias portuguesa Lusa- en la que dijo que el país más pobre de Europa occidental debía pedir ayuda ya.

"Portugal fue colocada en una situación muy difícil y de una forma muy irresponsable en los mercados financieros internacionales", había dicho Teixera dos Santos al "Jornal do Negocios".

Apoyos y críticas

En tanto, el principal movimiento de oposición, los socialdemócratas del PSD, de tendencia conservadora, informó que apoya el pedido del gobierno. Sin embargo, los partidos de izquierda se quejaron de que el país descenderá irremediablemente a una profunda recesión.

Por ahora no hay cifras sobre el posible tamaño de las ayudas. Hace unas dos semanas el presidente del eurogrupo, Jean-Claude Juncker, había dicho en una entrevista que creía necesaria para Portugal una cifra de 75.000 millones de euros, en caso de que Portugal pidiera ayuda.

Hasta ahora, el Gobierno había rechazado la posibilidad de un pedido de ayuda una y otra vez y había señalado que no estaba en condiciones de hacerlo antes de las nuevas elecciones del 5 de junio. Incluso este lunes, Sócrates había hablado enérgicamente en contra de un rescate en una entrevista televisiva.

Sócrates había advertido que un paso de este tenor tendría graves consecuencias para los portugueses, pero también para Europa. "Si cae Portugal, se debilitarán el euro y Europa", dijo. Agregó que un pedido de rescate podía ser sólo el "último recurso". En la UE existe el temor de que también el vecino de Portugal, España, entre en la crisis de deuda iniciada en la UE.

DPA

Editor: Enrique López

DW recomienda

Publicidad