Portillo, extraditado a EE.UU. por presunto lavado de dinero | América Latina | DW | 24.05.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Portillo, extraditado a EE.UU. por presunto lavado de dinero

El expresidente de Guatemala, quien gobernó entre 2000 y 2004, enfrentará las acusaciones en un tribunal de Nueva York.

En enero de 2010, el fiscal estadounidense Preet Bharara solicitó la extradición del expresidente guatemalteco Alfonso Portillo, a quien investigaba por acusaciones de lavado de dinero. Este viernes (24.05.2013) el exmandatario finalmente fue enviado a Estados Unidos acusando que el procedimiento era una “absoluta ilegalidad”.

A Portillo se le acusa de haber trasladado a cuentas suyas o de familiares en terceros países un total de 70 millones de dólares provenientes del erario guatemalteco. Para ello se habría servido de cuentas en bancos estadounidenses. Cuando se presentó la solicitud de extradición, Portillo se entregó a las autoridades de México, donde vivía entonces tras haber huido de la justicia guatemalteca, que lo acusó poco después de que dejara el cargo.

Tras volver a Guatemala, fue sometido a proceso, pero finalmente fue absuelto en 2012. También en abril de 2013, Portillo quedó liberado de otras acusaciones por una millonaria malversación de fondos, pero permaneció en prisión a la espera de que se concretara la orden de extradición, que estaba confirmada.

Viaja enfermo

En horas de la tarde del viernes, y de forma sorpresiva, el exjefe de Estado partió en avión hacia Nueva York. Antes de ser deportado, calificó todo como “un secuestro” y acusó al Gobierno de Guatemala de “complicidad” en el hecho. “Las pruebas que tienen en mi contra no son suficientes para condenarme. Voy enfermo. Responsabilizo al actual Gobierno de lo que me pueda pasar”, dijo a una radio.

El abogado del exmandatario, Mauricio Berreondo, informó que su defendido será recibido por el juez Robert Patterson de la Corte Federal de Manhattan, a cargo del proceso. Berreondo dijo esperar que Portillo sea presentado de forma inmediata ante Patterson, pues “va enfermo, por lo que el juez tiene la obligación de asignarle un médico para que constate su condición”.

Portillo, de 61 años, estuvo hospitalizado por problemas hepáticos y pulmonares, según la prensa del país centroamericano. La embajada de Estados Unidos en Ciudad de Guatemala, en tanto, emitió un comunicado donde dice que la extradición “es una importante afirmación del derecho y el debido proceso en Guatemala”. Si es hallado culpable, Portillo podría ser condenado a 20 años de prisión.

DZC (dpa, Reuters)

DW recomienda