Poroshenko acusa a Rusia de invasión militar | Europa | DW | 28.08.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Poroshenko acusa a Rusia de invasión militar

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, acusó hoy a Rusia de haber lanzado una invasión militar sobre su territorio, algo que Moscú desmintió.

"He cancelado una visita a Turquía (...) porque ha habido una intervención rusa en suelo ucraniano", afirmó Poroshenko en Kiev. "El lugar del presidente está hoy en Kiev". La situación en la región de Donetsk, en lugares como Amvrosiyevka o Starobeshevo, se ha "agravado de forma extrema", destacó.

El jefe de Estado prooccidental pidó urgentemente una sesión especial del Consejo de Seguridad de la ONU y también del Consejo de la Unión Europea. "El mundo debe pronunciarse sobre la fuerte escalada de la situación en Ucrania", exigió. Poroshenko convocó al Consejo de Seguridad del país para deliberar.

Sin embargo, Rusia desmintió las declaraciones de Poroshenko. La cúpula rusa no tiene "interés alguno" en una invasión en el este de Ucrania, dijo el representante de Moscú en la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), Andrei Kelin, citado por la agencia de noticias austríaca APA, tras una sesión especial del organismo en Viena.

"Hemos dicho claramente que Rusia, a excepción de diez soldados fronterizos, no tiene tropas en el este de Ucrania", señaló. Sobre las acusaciones actuales sólo señaló que a Rusia no le interesa el envío de tropas al país vecino y dijo que las preocupaciones
occidentales carecen de fundamento, según le citó también la agencia de noticias rusa Itar-Tass.

Yatseniuk pidió convocar al Consejo de Seguridad de la ONU

El primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, ya había pedido esta mañana a sus colegas occidentales que convoquen de urgencia al Consejo de Seguridad de la ONU ante lo que considera una creciente presencia de tropas rusas en su país

"Rusia ha incrementado sustancialmente su presencia militar en Ucrania", denunció Yatseniuk tras la exitosa contraofensiva lanzada por los separatistas prorrusos en el este del país y la detención, hace dos días, de diez soldados rusos en territorio ucraniano.

Kiev da por hecho que las tropas rusas combaten ya indisimuladamente en el este de Ucrania, lo que explicaría los recientes éxitos de los rebeldes en el campo de batalla, y pide a Occidente medidas más decididas para poner freno a la supuesta agresión rusa.

"Hay que congelar los activos y los recursos financieros (de Moscú) hasta que Rusia saque a sus fuerzas armadas y armamento del territorio de Ucrania", reclamó el jefe del Gobierno ucraniano. Yatseniuk apuntó que "las sanciones adoptadas (hasta ahora) no han dado resultado)", por lo que Occidente debe plantearse "congelar todos los activos rusos y paralizar todas las transacciones bancarias de Rusia en los países miembros de la Unión Europea (UE), EE. UU. y países del G7" (los más desarrollados del mundo).

“Rusia envió sistemas de defensa antiaérea a Ucrania”

También el embajador de Estados Unidos en Kiev, Geoffrey Pyatt, denunció hoy la creciente intervención directa de tropas rusas en el conflicto armado en Ucrania. "Un número cada vez mayor de tropas rusas está directamente implicado en acciones militares en territorio de Ucrania. Rusia ha enviado sistemas de defensa antiaérea de última generación al este de Ucrania", escribió el alto diplomático estadounidense en su Twitter.

Por su parte, el representante de la Comisión Europea en Kiev, David Stulik, escribió ayer en su Facebook que "el 27 de agosto (...) empezó una abierta agresión rusa en territorio ucraniano", una declaración que enseguida fue calificada de "opinión privada" por Bruselas.

Los combates entre los dos bandos enfrentados en el este de Ucrania se han recrudecido en los últimos días, en medio de una gran contraofensiva lanzada por los sublevados. Las milicias separatistas rodearon anoche con sus tanques Novoazovsk, localidad fronteriza con Rusia en el litoral del mar de Azov y muy próxima a Mariúpol, la segunda ciudad más importante de la región de Donetsk a la que se han trasladado todos los órganos de poder estatal y regional leales a Kiev.

Con su rápido avance hacia el sur de la región, una zona controlada prácticamente desde el inicio del conflicto por las fuerzas de Kiev, los rebeldes han abierto un tercer frente en el este de Ucrania que se suma a los desplegados en torno a las ciudades de Donetsk y Lugansk.

CP (dpa, rtr)

ADVERTISEMENT