¿Por qué los alemanes no sonríen tanto? | Alemania Hoy | DW | 09.10.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania Hoy

¿Por qué los alemanes no sonríen tanto?

Courtney Tenz explora cómo ha cambiado su punto de vista sobre la sonrisa luego de vivir muchos años en Alemania.

Hoy en día, la psicología positiva es muy popular. En término generales si uno piensa "mi vida apesta”, entonces seguro es así. Para ser una persona más feliz hay que pensar en positivo: "mi vida es maravillosa”.

Luego de haber vivido más de una década en Alemania, me hace falta "Begeisterungsfähigkeit”, la capacidad de emocionarse o de entusiasmarse, como el escritor estadounidense John Doyle lo menciona en su libro "Don´t Worry, Be German” (No se preocupe, sea alemán). 

Gestos increíbles

Los estadounidenses mostramos entusiasmo en casi todo: "¡Es la mejor pizza que he comido en mi vida!”. Por lo contrario, los alemanes dicen "no está tan mal”.

La capacidad de emocionarse por todo no solo se refleja en las palabras sino también en los gestos. Y esto lo aprendí a la fuerza: mientras era profesora en la universidad. En Estados Unidos, durante la clase, los estudiantes sonríen, y asienten con la cabeza para demostrar que están participando en la clase. En Alemania, los estudiantes permanecen quietos y te observan seriamente. En una ocasión, les pregunte si estaban entendiendo la clase. Uno de los alumnos me aseguró que el hecho de no sonreír es una forma de mostrar respeto.

Courtney Tenz, periodista de DW.

Courtney Tenz, periodista de DW.

Yo buscaba una reacción positiva. Una sonrisa, según el científico Andrew Newberg, es el gesto que tiene el mayor contenido emocional positivo. Quería que mis estudiantes sonrieran como prueba de que estaban involucrados con el material que les estaba presentando. Sin embargo, los estudiantes estaban escuchando atentamente las historias que les presentaba.   

"Nadie sonríe”

A medida que pasan los años, he descubierto que los alemanes sonríen para hacer una conexión. Es un verdadero símbolo de entusiasmo. 

En la primera visita de mis padres, ambos, por separado, me preguntaron si los alemanes eran personas tristes. "Nadie sonríe”, remarcaron. Luego de recordarles que no estábamos más en Kansas, y que la gente no anda sonriendo de forma constante, me di cuenta de cómo la falta de una sonrisa puede afectarle a la gente que está acostumbrada a ser recibida con una.   

Los beneficios de una sonrisa

Es una pena que los alemanes no estén acostumbrados a sonreír más. Después de todo, una sonrisa es contagiosa. Por ejemplo, si uno le sonríe a un bebé, él va a sonreír de vuelta.

La mímica no refleja el estado anímico de una persona, por lo tanto, no sabemos si estos bebés son verdaderamente felices al sonreír. En promedio, los niños sonríen unas 400 veces al día.

Por el otro lado, los adultos sonríen con menor frecuencia. Según un estudio, sonríen sólo 20 veces al día. Otro estudio concluye que los hombres sonríen sólo ocho veces al día, mientras que las mujeres 62 veces. Aunque no se hizo distinción entre las culturas, ¿los norteamericanos realmente sonríen más que los alemanes? Hay diferencias culturales de cómo interpretar una sonrisa.

Cuando un alemán sonríe estoy completamente segura de que lo hace porque está emocionado. No se si puedo decir lo mismo de los estadounidenses. Luego de vivir muchos años aquí, ya no sonrío con la frecuencia que lo hacía antes.

Sin embargo, si tuviera que creer en la psicología positiva, sabría que esta escasez de sonrisas no es muy saludable para mí. Según Ron Gutman, en su libro Smile: The Astonishing Powers of a Smple Act (Sonrisa: los poderes asombrosos de un simple acto), una sonrisa libera dopamina que puede ser tan poderosa como comer 20.000 barras de chocolate. Tal vez, si realmente quiero ser feliz, debo dejar las barras de chocolate y empezar a sonreír más.

Autora: Courtney Tenz (BT/ER)

DW recomienda