¿Por qué están tan estresados los padres alemanes? | Sociedad | DW | 02.08.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

¿Por qué están tan estresados los padres alemanes?

Poco tiempo y demasiadas cargas: los padres trabajadores en Alemania están al límite de sus fuerzas. Así lo demuestra un estudio publicado recientemente. ¿Quién tiene la culpa?

Las madres y los padres trabajadores sufren de escasez de tiempo. No paran desde que se levantan hasta que se acuestan. No es necesario tener mucha fantasía para imaginarse el resultado del estudio encargado por la Caja de Salud AOK.

Los padres tienen que lidiar al mismo tiempo con los niños, el trabajo, la casa y la pareja. En el estudio se preguntó a 1.000 madres y padres por su estado emocional. El 47% declaró sentirse estresado por la escasez de tiempo. Es incluso más agobiante que, por ejemplo, los problemas financieros.

Madres solas sufren más estrés

Las más perjudicadas son, según la encuesta, las madres que llevan a cuestas la doble responsabilidad. No ha cambiado mucho al respecto en los últimos años. La mayoría de las familias funciona según el rol clásico. El 90% de los padres trabaja a jornada completa y solo una de cada cinco mujeres. Más de la mitad de las madres trabaja a tiempo parcial y es, además, la mánager de la familia. La peor parte se la llevan las madres que cuidan solas de sus hijos. En estos casos se multiplica el estrés, porque las preocupaciones por la situación económica son mayores.

Klaus Hurrelmann, coordinador del estudio, cree que el motivo del estrés radica en el modo de vida. La mayoría de los padres tienen a sus hijos entre los 30 y los 40. Los sociólogos llaman esta época la “hora punta de la vida”, es decir, la fase en la que coinciden la entrada al mundo laboral, la creación de una familia y algunos tienen padres enfermos a los que cuidar.

A las madres trabajadoras se las sigue llamando “mala madre“

Otro motivo para el estrés permanente son las expectativas de otra gente: “Procedemos de una fuerte tradición de la fijación maternal en los primeros seis años de vida”, dice Hurrelmann. La sociedad alemana espera aún que los padres pasen mucho tiempo con sus pequeños. Todavía sigue siendo válido que cuanto más tiempo estén los padres con los hijos, menos sufrirán los niños más tarde. La preocupación de ser vistos como malos padres sigue agobiando a los padres trabajadores.

Desde el punto de vista de los padres, el origen del estrés no se debe a la falta de guarderías, a horarios laborales inflexibles o a una política familiar fracasada, sino más bien a una decisión personal al intentar conciliar el trabajo y la familia.

Por supuesto, una mejor infraestructura para las familias podría ayudar a reducir el estrés. En concreto, una mejor oferta de “opciones educacionales extrafamiliares”, según el experto. Aunque en Alemania ya los niños tienen el derecho a obtener una plaza en un jardín infantil, sobre todo en las grandes ciudades faltan las correspondientes instituciones, dice Hurrelmann. Pero también los empresarios tienen la obligación de permitir que sus trabajadores puedan también decidir, por ejemplo, a la hora de elaborar los planes laborales y la flexibilidad horaria, y trabajar desde casa debería ser un algo nomal.

¿Están los padres suecos más relajados?

La imagen ideal en Alemania: la mamá cuida de su hijo.

La imagen ideal en Alemania: la mamá cuida de su hijo.

En Europa hay países que muestran que el tema puede funcionar de otra manera. En Francia es natural que los niños desde muy pequeños reciban cuidados de terceras personas. Los franceses creen que es positivo para el carácter del niño que experimente temprano la interacción social. En Suecia es absolutamente normal que tanto las madres como los padres trabajen y sean buenos padres.

Es decir, en Alemania se debe encontrar una nueva imagen para los padres modernos: la madre no debe tener remordimiento de conciencia si trabaja a tiempo completo y a sus hijos los cuida una persona ajena. Y el padre no debe tener miedo a las miradas inquisidoras si se toma un año libre en su trabajo para cuidar de sus retoños, y después desea seguir trabajando a tiempo parcial.

Hasta ahora, según el estudio, los padres trabajadores estresados buscan la solución en sí mismos: practican deporte y tienen aficiones. A lo mejor ya es hora de que el problema se aborde políticamente.

DW recomienda