¿Por qué Donald Trump suspendió las conversaciones con los talibanes? | El Mundo | DW | 09.09.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

¿Por qué Donald Trump suspendió las conversaciones con los talibanes?

La semana pasada, negociadores de EE. UU. y de los talibanes le dijeron a DW que un borrador de acuerdo estaba casi listo. La decisión de Trump de suspender las conversaciones ha sido una gran sorpresa para muchos.

Frustrado por el comportamiento de los talibanes, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, suspendió este sábado (07.09.2019) las conversaciones de paz con el grupo insurgente. El anuncio de Trump se produjo después de que los talibanes admitieron el jueves un mortal atentado con furgoneta bomba en Kabul. Dos soldados de la OTAN, uno estadounidense y otro rumano, se encontraban entre las 12 personas que murieron en el ataque.

"¿Qué tipo de gente mataría a tantos para aparentemente fortalecer su posición de negociación?", dijo Trump en un tuit. "Si no pueden aceptar un alto el fuego durante estas importantísimas conversaciones de paz, matando incluso a 12 personas inocentes, entonces probablemente no tengan de todos modos el poder para negociar un acuerdo significativo", agregó.

Los talibanes han intensificado los ataques en Afganistán en las últimas semanas. La semana pasada, el grupo lanzó una ofensiva en las provincias de Kunduz y Baglán para capturar ciudades clave.

Doble sorpresa

Así como la decisión de Trump de suspender las conversaciones fue inesperada, los atentados talibanes también sorprendieron a muchos, particularmente porque el grupo estaba manteniendo negociaciones de paz con Estados Unidos en Doha y, según los informes, estaba cerca de firmar un acuerdo para finalizar 18 años largo conflicto en Afganistán.

Al igual que Trump, el Gobierno afgano culpa a los talibanes por el punto muerto del proceso de diálogo. "El obstáculo actual creado en el proceso de paz en curso se debe a la continua violencia y lucha de los talibanes", expresó el palacio presidencial afgano, a través de un comunicado el domingo, en respuesta a la suspensión de las conversaciones de paz.

Intereses encontrados

Algunos analistas de seguridad afganos creen que los talibanes decidieron intensificar los ataques en Afganistán para influir en las negociaciones con Estados Unidos. "Aplicar presión, militar y política, es una práctica común durante las negociaciones de paz", dijo a DW Milad Sekandari, un activista con sede en Kabul. "Al atacar a Kunduz, los talibanes quieren mostrar su fuerza en el campo de batalla, para asegurar ganancias en la mesa de negociaciones", añadió.

Ver el video 02:36

Trump cancela negociaciones de paz con talibanes

Los talibanes, sin embargo, han rechazado tales afirmaciones, diciendo que a menos que todas las partes acuerden un alto el fuego, el grupo no tiene la obligación de detener los ataques. También señalaron que las tropas del Gobierno afgano están apuntando a sus combatientes.

¿Es la retirada de Trump de las conversaciones, y la cancelación de una reunión secreta con representantes talibanes y afganos en Estados Unidos, un mensaje para los insurgentes y Kabul de que Washington quiere que muestren flexibilidad para llegar a un acuerdo? ¿Acaso Trump también está haciendo un juego de poder?

"Creo que es un movimiento táctico de Trump para forzar a los líderes talibanes a reducir la violencia y anunciar un alto el fuego", dijo a DW Tamim Asi, el exviceministro de Defensa de Afganistán. "Como conocemos al líder estadounidense, lo más probable es que sea un mensaje para los talibanes de que la violencia y las conversaciones no pueden ir juntas. Creo que todas las partes en el conflicto, Estados Unidos, los talibanes, Kabul e Islamabad, quieren un acuerdo de paz", agregó.

No obstante, todas estas partes quieren un acuerdo en sus propios términos. Tanto Estados Unidos como los talibanes y el Gobierno afgano, advierten expertos, quieren negociar desde una posición de poder.

El Gobierno del presidente Ashraf Ghani, que recientemente sostuvo conversaciones en Kabul con el enviado estadounidense a Afganistán, Zalmay Khalilzad, tiene sus propias demandas a Washington. Ghani quiere celebrar elecciones presidenciales el 28 de septiembre y una futura configuración política que no le dé ventaja a los talibanes. Las autoridades afganas también han criticado públicamente su exclusión de las conversaciones de Doha.

Afghanistan Selbstmordanschlag in Kabul (Reuters/O. Sobhani)

Fuerzas de seguridad afganas vigilan el lugar de un ataque suicida en Kabul el 5 de septiembre de 2019.

Los talibanes "han cedido muy poco"

Suhail Shaheen, el portavoz talibán en Doha, le dijo a DW la semana pasada que un acuerdo con Estados Unidos estaba cerca y que un alto el fuego en Afganistán también estaba en la agenda. "Algunos problemas son delicados y lleva tiempo resolverlos. Pero avanzamos en esta ronda (la novena ronda de conversaciones en Doha), y esperamos que sea la última", dijo. Pero, como ilustran los titulares ahora, no ha sido así.

Sami Yousafzai, un periodista afgano con sede en Londres, que ha estado cubriendo las conversaciones de Doha, culpa al grupo militante de la situación: "Todo el asunto muestra que los talibanes no están aún políticamente maduros para aprovechar la oportunidad. El grupo todavía cree que puede ganar militarmente en Afganistán", dijo Yousafzai.

"La mayoría de las demandas de los talibanes se acordaron en el borrador del acuerdo con Estados Unidos en Doha. A pesar de eso, cuando Khalilzad fue a Kabul, llevaron a cabo ataques violentos", dijo. "El acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes aún puede salvarse, pero requerirá que los talibanes muestren flexibilidad. Si los talibanes acuerdan un alto el fuego a nivel nacional, los estadounidenses volverán a la mesa de negociaciones", añadió Yousafzai.

No obstante, algunos analistas creen que el tiempo para un acuerdo se ha acabado. "Los talibanes han cedido muy poco y demasiado tarde. Como si llevaran ventaja en las negociaciones", dijo Tahir Mehdi, un analista independiente con sede en Lahore, Pakistán. "Para que se llegue a un acuerdo, el presidente Trump tendrá que ignorar todas las evaluaciones de inteligencia que demuestren que los objetivos de Estados Unidos no se han logrado durante las conversaciones. Creo que Trump no podrá hacer eso", concluye.

(few/rml)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema