Por primera vez en el Festival de Bayreuth: tras la pista del mito wagneriano | Cultura | DW | 28.07.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

Por primera vez en el Festival de Bayreuth: tras la pista del mito wagneriano

Para los políticos de alto rango, la visita al Festival es casi obligatoria, y para muchos cantantes, directores y dramaturgos es un honor actuar en Bayreuth.

Tristán e Isolde en una función de la temporada 2021 en Bayreuth

"Tristán e Isolde" en una función de la temporada 2021 en Bayreuth

En el teatro de Wagner, conocido como "Festspielhaus” y terminado por Wagner en 1876, hay una cosa por encima de todo: producciones de primera clase. Y esa es probablemente la principal razón por la que miles de personas no escatiman en medios y esfuerzos cada año para vivir de cerca el mito de Richard Wagner en Bayreuth.

Silvie y Jeff, de París, vienen por primera vez a Bayreuth  e interrumpieron sus vacaciones en Córcega especialmente para asistir al festival. También es la primera vez para el argentino Julio Correa Berger. Aunque suene extraño, la pandemia lo hizo posible. Como muchos invitados extranjeros habían cancelado su visita debido a la difícil situación de la pandemia, se realizó una venta directa en línea de las entradas devueltas.

Ya con 16 años, Julio era un fascinado por la música de Wagner. A estas alturas, ha escuchado todas sus óperas en las salas de concierto de todo el mundo. El único lugar que le faltaba era Bayreuth. A sus 76 años y enfermo, el deseo de visitar algún día el lugar de actividad de Wagner estaba entre uno de sus mayores deseos. "Estoy encantado", dice durante el intermedio de la producción "Meistersinger" de Barrie Kosky.

Ver el video 01:02

Bayreuth y una ópera llena de sorpresas

Seguidores como peregrinos

Por lo general, hay que hacer una reserva de entradas en Bayreuth y, a menudo, esperar muchos años hasta que finalmente funciona. Sven Friedrich, director del Museo Richard Wagner, lleva décadas estudiando a Wagner, su vida, su obra y su ideología. Hay que aprender de verdad sobre Wagner, dice a DW. Por eso Wagner construyó en Bayreuth, dice. "Al fin y al cabo, quería que sus seguidores vinieran aquí como peregrinos, para liberarse de su vida cotidiana, para vivir una intensa experiencia estética".

Wagner no solo escribió y compuso libretos, sino que también redactó escritos sociopolíticos. A veces abogaba por la libertad del espíritu, pero en otras vilipendiaba a los artistas judíos. Según Friedrich, ocuparse solo de la música y no de la ideología de Wagner no es suficiente para comprenderlo realmente.

Bayreuhter Festspielhaus, el teatro de Wagner en Bayreuth

Bayreuhter Festspielhaus, el teatro de Wagner en Bayreuth

Wagner por todos lados

En Bayreuth, Wagner está en muchos lugares. Por ejemplo, su bar favorito, el "Eule”, donde le gustaba ir al atardecer para tomarse una cerveza, o la fábrica de pianos Steingraeber & Söhne, donde Wagner hacía afinar los suyos. En la actualidad, el Museo Richard Wagner se encuentra en la antigua residencia "Villa Wahnfried". Él mismo fue enterrado aquí en su propio jardín tras su muerte en 1883.

El punto central es, por supuesto, el teatro Festspielhaus que fue construido según los diseños y las ideas de Wagner.

La gran idea de Wagner fue la "Gesamtkunstwerk”, la reunión de texto, música, escenografía y arquitectura bajo su dirección en su propio Festspielhaus. "El propio Wagner trabajó en su propio mito durante su vida", dice Sven Friedrich. El director Barrie Kosky ha retomado esta idea de Wagner en su producción de Bayreuth de "Meistersinger von Nürnberg", haciendo que la ópera comience en el salón recreado por Wagner. Allí, según se dice, el compositor era "el director general de su fama". "Wahnfried" era el lugar donde Wagner cantaba sus propias óperas para la familia y los amigos. Sus hijos se disfrazaban de personajes de su ópera", escribe Kosky en el folleto guía del programa.

También se dice que a Wagner le gustaba compararse con el cantante y dramaturgo Hans Sachs en la vida real. "La ópera justifica la afirmación de Wagner: 'Mi vida es una obra de teatro escrita por mí'. Es un teatro de la añoranza y la nostalgia del siglo XIX, en el que él interpreta todos los papeles y dirige", escribe Kosky, que ya se ganó muchos elogios de la crítica por la producción en 2019 y fue recompensado con interminables aplausos también este año. El mito de Wagner sigue vivo.

(jov/er)

DW recomienda