Populismo pandémico en tiempos de coronavirus | El Mundo | DW | 24.04.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Populismo pandémico en tiempos de coronavirus

A raíz del coronavirus, han aumentado las teorías conspirativas. Los activistas de ultraderecha, sobre todo, están tratando de instigar odio contra los políticos y el sistema democrático, dice reciente estudio.

Celula humana (verde) atacada por el coronavirus SARS-CoV-2 (amarillo).

Celula humana (verde) atacada por el coronavirus SARS-CoV-2 (amarillo). Algunos prefieren creer que el virus fue in invento malintencionado, sea de China o de Estados Unidos.

El rumor tomó cuerpo tras una noticia verdadera: Angela Merkel desapareció de la vida pública el 22 de marzo de 2020. Tuvo que estar en cuarentena, porque se pudo haber infectado con coronavirus a través de su médico. Fue la noticia más importante del día en todos los medios de comuniación alemanes. Pero mientras los periódicos y programas de noticias se preguntaban cómo funcionaría un gobierno con una canciller trabajando desde casa, los teóricos conspiracionistas de ultraderecha comenzaron a especular. Andreas Albrecht Harlaß (AfD) escribió en las redes sociales que Merkel nunca volvería. Algunos de sus partidarios incluso parecían saber algo más: la canciller alemana probablemente se escondió en un búnker en su casa que, supuestamente, habría comprado en Paraguay años atrás.

Investigadores de la Universidad de Münster han examinado más de cerca cómo funcionan las teorías de conspiración de ultraderecha en tiempos de la pandemia de coronavirus. De enero a marzo de 2020, analizaron alrededor de 120.000 publicaciones de Facebook de varios medios alemanes. Su conclusión fue que, con la amplia oferta de información sobre el virus de los periódicos y cadenas, también aumentó el número de noticias o aportaciones en los llamados "medios alternativos", es decir, en publicaciones de ultraderecha que quieren diferenciarse de los medios establecidos y de las élites políticas.

Una estrategia, la mezcla de temas

Lo interesante es que los "medios alternativos" informan en esencia sobre los mismos hechos verificados, pero vinculan sus informes a la especulación. Por ejemplo, que el virus habría sido creado en un laboratorio. Los investigadores llaman a esta estrategia "populismo pandémico": los teóricos de la conspiración mezclan la pandemia con temas ya establecidos, como el cambio climático, los problemas de los refugiados y las fantasías del Juicio Final: Angela Merkel, Greta Thunberg, refugiados y coronavirus.

Aunque este "populismo pandémico" solo representa una fracción de la cobertura general, los "medios alternativos" han logrado construir su propio sistema de referencia: "Encontramos varios casos en los que sus declaraciones fueron tomadas en otros lugares, por ejemplo en canales de YouTube. Canales de teóricos de la conspiración, que sirven como sistema de distribución secundario. Describen los mensajes de los medios de comunicación alternativos como creíbles", dice Thorsten Quandt, coordinador de dicha investigaición, llevada a cabo en la Universidad de Münster.

Sputnik, la agencia de noticias rusa acusada de difundir presuntas noticias como verdaderas y teorías de la conspiración.

Sputnik, la agencia de noticias rusa acusada de difundir presuntas noticias como verdaderas y teorías de la conspiración.

Los medios alternativos son deliberadamente destructivos

Los teóricos de la conspiración no creen en las coincidencias. Están convencidos de que una pequeña élite maneja los hilos. Y que estas conspiran contra la sociedad. Estos medios que propagan tales teorías son cualquier cosa menos ingenuos. Plataformas como "Russia Today Deutschland" o la revista de ultraderecha "Compact" llevan a cabo propaganda selectiva. Simone Rafael, de la Fundación Antonio Amadeu, observa que los "'medios alternativos' están en ‘guerra informativa' con los partidos democráticos y la democracia parlamentaria. Crean incertidumbres para bloquear a las sociedades libres”.

Y, de hecho, en la actualidad sobra la incertidumbre, porque la pandemia asusta a la gente. Para Susann Rüthrich, miembro del Bundestag (SPD), es crucial tomar en serio esta situación de inseguridad: "Tenemos que debatir las decisiones públicamente y hacerlas transparentes. Funcionó bien en la primera fase de la crisis. Ahora en la segunda fase, no debemos ahogar los debates".

La política registra cómo crece la presión cuando los ciudadanos tienen que renunciar durante más tiempo a su rutina diaria. Incluso los defensores del distanciamiento y las restricciones de contactos se están volviendo más susceptibles al contenido populista o conspirador, debido a los alargados tiempos de incertidumbre.

Teorías de conspiración y violencia de ultraderecha

¿Qué tan peligrosas son las teorías de conspiración para la sociedad? En su estudio, el investigador de comunicación Thorsten Quandt advierte: "Los medios alternativos pueden contribuir a la confusión pública al construir una cosmovisión contradictoria, amenazante y sospechosa que cuestione cualquier declaración 'oficial'". Los expertos están particularmente preocupados por el hecho de que las teorías conspirativas son un elemento relevante en la visión mundial de los delincuentes violentos de ultraderecha: "Sobre todo en los partidarios de las teorías conspirativas, nos encontramos con una visión del mundo cerrada y con una obsesión por actuar: se ven a sí mismos como las únicas personas que pueden detener la presunta catástrofe", advierte Simone Rafael, de la Fundación Antonio Amadeu.

Cuanto más tiempo tenga la pandemia de coronavirus a la sociedad bajo control, más se podrían radicalizar los teóricos de la conspiración. Esto también teme la vicepresidenta del Bundestag, Petra Pau, de La Izquierda. Para ellos, el problema no es virtual, es muy real: "Los políticos locales han estado expuestos a amenazas particularmente ultraderechistas en los últimos años. Veo un peligro si el coronavirus presiona a las comunidades locales y se recortan ciertos beneficios, y entonces la gente buscará culpables".

El asesinato del político regional demócrata cristiano Walter Lübcke muestra la gravedad del asunto. Un ultraderechista le disparó en 2019. El motivo: odio a su política de defensa del derecho al asilo y del respeto constitucional a la dignidad de los refugiados.

(rmr/jov)

Suscríbete a nuestro boletín especial sobre el coronavirus y pulsa aquí.

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

 

DW recomienda