¿Pone el desplome de la moneda turca en peligro a los bancos europeos? | Economía | DW | 10.08.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

¿Pone el desplome de la moneda turca en peligro a los bancos europeos?

El colapso de la lira turca continúa a un ritmo acelerado y llama la atención del Banco Central Europeo. ¿Puede la turbulencia en Turquía convertirse en una amenaza para los bancos europeos?

El hombre fuerte de Turquía, el presidente Erdogan, ya busca apoyo desde esferas muy altas: "Recuerden que ellos tienen sus dólares, pero nosotros tenemos nuestro pueblo y nuestro Dios", dijo Erdogan a sus seguidores el jueves (10.08). Su país necesita ayuda de cualquier parte, porque la crisis en torno a la moneda nacional, la lira, está empeorando dramáticamente.

Desde principios de año, la lira turca ha perdido alrededor de un tercio de su valor frente al dólar estadounidense y al euro. La inflación en Turquía subió al 15 por ciento y el crecimiento económico está por debajo de su nivel habitual.

Los supervisores bancarios del Banco Central Europeo (BCE) también están examinando ahora la drástica caída de la moneda turca. Especialmente se preocupan por los vínculos de los bancos europeos con el país. ¿Existe peligro para el sistema bancario europeo?

¿BBVA y BNP Paribas en peligro?

En general, los supervisores no clasifican todavía la situación como crítica, según informó el viernes el "Financial Times", citando a dos personas familiarizadas con el proceso. Sin embargo, los grandes bancos BBVA de España, el italiano Unicredit, y el francés BNP Paribas están bastante expuestos. Los supervisores han estado siguiendo la situación durante varios meses, escribe el periódico. El BCE rechazó comentar el informe.

Erdogan: control completo sobre la economía turca.

Erdogan: control completo sobre la economía turca.

Turquía se enfrenta a una crisis financiera", dijo a DW el renombrado economista turco Korkut Boratav. "Entonces los préstamos no se pagan, las empresas se declaran en bancarrota y al final la crisis golpea a los bancos".

Sin embargo, los europeos deberían haber sabido que los préstamos a las empresas y los bancos turcos son arriesgados. "Este es uno de los principios más importantes de la economía de libre mercado: los que prestan dinero se arriesgan y aceptan las pérdidas".

El presidente Erdogan tiene en gran medida la culpa de los problemas con la lira. En un  esfuerzo por ampliar su poder, también se aseguró el acceso directo al anteriormente independiente banco central turco. Sus jefes ahora son nombrados directamente por el presidente. Los inversores reaccionaron nerviosos. Desde entonces, el capital ha estado fluyendo desde Turquía.

El declive de la lira y la inflación

En vista de la alta inflación del 15 por ciento, los economistas recomiendan un aumento en las tasas de interés por parte del banco central. Sin emargo, el Presidente lo impide. Erdogan se nombró a si mismo "enemigo de los intereses" y ha anunciado que ejercerá un control aún mayor sobre la política monetaria.

"O está en contra de tasas de interés más altas por razonas religiosas", dice el economista turco Boratav, "o cree que se puede beneficiar de la altamente endeudada industria de la construcción".

Erdogan quiere que los bancos continúen concediendo préstamos baratos y así impulsar el crecimiento económico. Sin embargo, los inversores temen que esto pueda provocar un colapso económico.

Esto podría convertirse en una seria amenaza para los bancos del país. "Por supuesto, una crisis bancaria total en Turquía tendría un impacto negativo en el sistema bancario de la zona euro", escriben los expertos del banco alemán Berenberg en un nuevo análisis. Fundado en 1590, Berenberg es uno de los bancos más antiguos del mundo.

Aunque los peligros para la eurozona sean limitados, según los economistas, los bancos de tres países de la eurozona tienen altas reclamaciones en Turquía. Según el Berenberg, se trata de 81 mil millones de euros en España, 35 mil millones de euros en Francia, y 19 mil millones de euros en Italia.

El economista turco Korkut Boratav cree que la crisis financiera solo se puede evitar con un programa de ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI). En 2001, el país recibió un préstamo de diez mil millones de dólares estadounidenses y tuvo que ejecutar un programa de rehabilitación. "en ese momento, el FMI presionó al Estado turco para que garantizara la deuda del sector privado", dijo Boratav. "Si Turquía pide ayuda al FMI y nacionaliza la deuda, también salvaría a los bancos europeos".

Autor: Andreas Rostek-Buetti (GG/ER)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

 

DW recomienda