¿Podemos evitar el impacto de un asteroide? | Ciencia y Ecología | DW | 19.02.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

¿Podemos evitar el impacto de un asteroide?

No se trata de la trama de una película de ciencia ficción, sino de una amenaza posible. Un programa internacional, liderado por instituciones alemanas, está estudiando cómo proteger la Tierra de una posible colisión.

Aunque hasta ahora no se conocen asteroides que pudieran causar algún peligro en las próximas décadas, los estudios están en curso y los expertos coinciden en que los NEO (Near Earth Objects, objetos cercanos a la Tierra) son una amenaza latente para la que hay que estar preparados.

Un equipo internacional integrado por 13 instituciones de seis países está trabajando en NEO-Shield, un programa que busca desarrollar un escudo, bajo la coordinación del Centro Aeroespacial Alemán (DLR) de Berlín.

Autor/Copyright: Juan Luis Cano

Juan Luis Cano, de la empresa española Deimos.

“La población de NEO en el sistema solar no es bien conocida. Se sabe que hemos descubierto el 90% de los mayores a un kilómetro, pero todavía hay una población muy alta, menor a ese diámetro, que desconocemos”, explica el ingeniero Juan Luis Cano, de la  empresa española DEIMOS, que entrega soporte de información y análisis para optimizar el escenario de la misión.

“Quizás 15 metros de diámetro parece poco, pero incluso un objeto de ese tamaño, que choque contra una ciudad, puede causar grandes daños, en cuanto a destrucción y vidas humanas”, explica Alan Harris, investigador del DLR. Y aunque la amenaza de un asteroide parece lejana, comparada con otros desastres naturales, hay ejemplos en el pasado. En 1908, la explosión de un asteroide en Tunguska, Siberia, causó la devastación de una amplia zona y la destrucción de millones de árboles.

Los científicos coinciden en que proteger la Tierra no sólo es necesario, sino también técnicamente posible. “Cada noche, los astrónomos detectan nuevos asteroides. Si uno de ellos pudiera chocar la Tierra y no tenemos nada para protegerla, teniendo la tecnología para ello, es un gran error.

Autor/Copyright: Astrium Friedrichshafen. 2011.

Wolfram Lork, a cargo del proyecto por parte del Astrium.

Hay muchos desastres naturales, como terremotos, ante los que no podemos estar preparados, pero si hay algo que podemos prevenir, es importante hacerlo”, explica desde Friedrichshafen el investigador Wolfram Lork, de Astrium, líder industrial de las organizaciones involucradas. 

Durante los próximos tres años el programa recibirá una subvención de cuatro millones de euros de la Unión Europea para desarrollar este proyecto.

¿Cómo evitar el choque?

Las investigaciones están avanzando en distintas tareas, que implican la identificación de las características del NEO –tamaño, superficie, trayectoria, entre otras- y la forma de evitar el choque.

Entre las soluciones que estudia NEO-Shield es que, una vez detectado un asteroide que representa un peligro, se envía un satélite a orbitarlo para informar sobre sus características. Luego se lanza una nave espacial que debe estrellarse a alta velocidad para desviar la trayectoria del objeto y evitar así que choque contra la Tierra.

Bild: DLR (Deutschlands Zentrum für Luft- und Raumfahrt)

Alan Harris es investigador de asteroides del Centro Aeroespacial Alemán, de Berlín.

La misión es compleja. “Necesitamos alcanzar e impactar un asteroide que es de pocos metros y mucho más lejano de lo que hemos llegado en misiones espaciales”, explica Wolfram Lork. En los próximos años se desarrollarán las investigaciones para realizar una misión de demostración, que permita confirmar las posibilidades de éxito del programa. Una vez terminada la fase de estudios y diseño, y demostrada la efectividad del mismo, será el momento de tomar decisiones sobre la inversión necesaria, explica Lork. 

Alan Harris, de la DLR, reconoce que aunque la situación financiera por el momento no es la ideal, hay que ir paso a paso. Por el momento, se trata de preparar un diseño de mitigación, lo que estaría en tres o cuatro años. “Es importante tener una comisión de expertos trabajando juntos y preparados para tomar decisiones cuando esto efectivamente se presente”, indica.

¿De cuánto tiempo disponemos desde que se descubre un asteroide potencialmente peligroso hasta que impacta la Tierra? Es difícil saberlo. Objetos de gran tamaño pueden ser detectados con varias décadas de anticipación, pero los pequeños o difíciles de observar pueden ser identificados con menos tiempo de plazo. “Las decisiones deben venir rápido cuando esto ocurra”, advierte Harris.

Autora: Victoria Dannemann

Editor: Enrique López

DW recomienda

Publicidad