Pizzas Alsacianas | Con sabor y saber | DW | 29.04.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Con sabor y saber

Pizzas Alsacianas

Estas pizzas de masa muy fina cubiertas de crema y algunos otros ingredientes se les llama de muchas maneras distintas: Flammkuchen, Flàmmeküeche, Flàmmaküacha, tarte flambée…

El Flammkuchen surgió a principios del siglo XX, cuando los campesinos alsacianos introducían al horno una fina masa de prueba para controlar la temperatura. Si después de un minuto, la fina masa salía dorada y crujiente, la temperatura era la correcta para hornear el pan. Para no desperdiciar la masa "de prueba", los campesinos comenzaron a agregar ingredientes más asequibles, como crema y cebolla. Así nació este andino platillo casero.

 

Ingredientes para la masa:

400 g de harina
200 ml de agua tibia (aprox.)
2 cdas de aceite

1 cdta de sal marina

 

  • Hacemos una masa con harina, agua, aceite y sal.
  • Amasamos hasta que se integren todos los ingredientes.
  • Cuando la masa vaya tomando forma, comenzar a trabajarla sobre una superficie enharinada hasta que no se pegue.
  • Dejamos reposar la masa durante 30 minutos en el refrigerador.
  • Precalentamos el horno a 250°C.
  • A continuación, extendemos la masa sobre una superficie enharinada, dándole una forma rectangular y dejándola muy delgada.
  • Transferir la masa a una placa cubierta con papel para horno y extender por encima los demás ingredientes.

 

Al estilo tradicional alsaciano:

200 g de crema fresca
200 g de cebollas
150 g de tocino
Sal, pimienta y nuez moscada
Cebollino picado

 

  • Se pelan las cebollas y se pican en dados pequeños.
  • Cortamos el tocino en cubos pequeños.
  • Untamos la masa expandida sobre la placa con la crema fresca.
  • Sazonamos con sal, pimienta y nuez moscada.
  • Repartimos los cubos de cebolla y el tocino por encima.
  • Horneamos durante unos 10 o 15 minutos, hasta que los bordes estén dorados. 
  • Rociamos con cebollino picado. 

 

Con queso de cabra y miel:

200 g de crema fresca
200 g de queso de cabra blando
200 g de cebollas rojas
3 cdas de romero fresco picado
2 cdas de miel líquida (opcional)
Sal, pimienta y cebollino picado

 

  • Untamos la masa expandida sobre la placa con la crema fresca.
  • Rociar con el romero picado.
  • Sazonamos con sal y pimienta.
  • Cortar las cebollas en aros finos y extenderlos sobre la masa.   
  • Cortar el queso de cabra en rodajas finas y repartirlas también sobre la masa.
  • Horneamos durante unos 10 o 15 minutos, hasta que los bordes estén dorados y el queso comience a fundirse. 
  • Rociar con un poco de miel y servir mientras está caliente.

 

 

Con salmón y calabacín:

200 g de crema fresca
200 g de salmón ahumado
2 calabacines pequeños
1 cebolla roja 
Eneldo fresco
Pimienta roja en grano y sal

 

  • Pelar la cebolla y cortarla en aros finos. 
  • Lavar los calabacines y cortarlos en tiras finas. 
  • Cortar el salmón ahumado del tamaño de un bocado. 
  • Untamos la masa expandida sobre la placa con la crema fresca.
  • Sazonamos con sal y pimienta.
  • Cubrir con los aros de cebolla y las tiras de calabacín. 
  • Hornear durante unos 10 o 15 minutos, hasta que los bordes estén dorados
  • Antes de servir, espolvorear con el eneldo y los granos de pimienta roja.
  • Agregar el salmón ahumado.

 

Para emplatar, servimos las piezas deseadas sobre una tabla de madera mientras están calientes. Un vino blanco fresco acompaña muy bien.

 

¡Buen provecho!