Perú, sin camas UCI ni oxígeno en plena segunda ola de coronavirus | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 26.01.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Perú, sin camas UCI ni oxígeno en plena segunda ola de coronavirus

La segunda ola de coronavirus en Perú se ha recrudecido y ha dejado al país al borde del colapso sanitario. Expertos piden cuarentenas estrictas y más camas hospitalarias lo más pronto posible.

Unidad de Cuidados Intensivos en un hospital de Lima, Perú.

Unidad de Cuidados Intensivos en un hospital de Lima, Perú.

"Esto está totalmente incontrolable", cuenta desde Lima a DW el presidente de la Sociedad Peruana de Medicina Intensiva, Jesús Valverde, sobre la aguda situación que vuelve a atravesar el sistema de salud de Perú por la pandemia del coronavirus. La velocidad con la que avanza desde hace dos semanas la segunda ola está haciendo colapsar al débil sistema sanitario del país.

Al menos el 30% de los pacientes hospitalizados por COVID-19 necesitaría ingresar a Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). En total, son más de 11 mil ciudadanos hospitalizados. Esto quiere decir que 1.300 pacientes están a la espera de una cama UCI. Y solo en Lima hay 650 enfermos esperando. 

"Ahora vemos que los tiempos de enfermedad son muy cortos, que los paciente son jóvenes y que llegan rápidamente a emergencias. Eso ha colapsado las UCIs en hospitales públicos y privados de todo el país. Como profesionales de la salud ya no podemos atender más. No hay recurso humano", explica el doctor Valverde. Pero eso no es todo, pues desde hace unos días la capacidad de camas hospitalarias también estaría llena. 

Largas filas en Perú para comprar oxígeno.

Largas filas en Perú para comprar oxígeno.

¿Casos de B.1.1.7?

Sin embargo, sobre si el rebrote tiene relación con la variante B.1.1.7, descubierta por primera vez en el Reino Unido y del que ya hay algunos casos en el país andino, no hay reportes. "Todavía no tenemos muchos datos del Ministerio de Salud sobre los casos de la mutación, pero tenemos muchos pacientes jóvenes, entre 30 y 40 años, de la población económicamente activa, que ha salido a trabajar o a reuniones. Por eso asumimos que hay una carga viral fuerte para que se haya desencadenado este proceso de la enfermedad", señala el especialista peruano.  

Otro aspecto que delata la angustiante situación son las largas filas que se volvieron a registrar para comprar cilindros de oxígeno medicinal, insumo clave para el tratamiento de la enfermedad. Muchos optan por atenderse en casa, en lugar de esperar a ser atendidos en camillas o sillas de ruedas en los corredores de los hospitales. 

Trabajadores funerarios sepultan a víctimas de COVID-19 en Puno, Perú.

Trabajadores funerarios sepultan a víctimas de COVID-19 en Puno, Perú.

Piden confinamiento

Con la finalidad de contener la celeridad de transmisión del virus SARS-CoV-2, el doctor Miguel Palacios, del Colegio Médico del Perú (CMP), pidió al Gobierno cuarentenas focalizadas en lugares que tengan una tasa de incidencia mayor a los 120 casos nuevos por cada 100 mil habitantes: "De 1.874 distritos a nivel nacional, se han logrado identificar 100 distritos que cumplen con esos requisitos y que se deberían cercar con todas las medidas sanitarias del cerco epidemiológico".  

Palacios apunta que su gremio está trabajando en un conjunto de medidas adicionales que ayuden a fortalecer el sistema de salud, sobre todo los centros de oxigenación temporal, y otro eje que agrupe a la sociedad civil para lograr una gestión concertada de la pandemia. "Nosotros hemos acordado ratificar nuestro mensaje al Poder Ejecutivo sobre que, en estas circunstancias, se debe anteponer la vida humana a la economía", enfatizó el especialista del CMP.

Un hombre es vacunado contra el COVID-19 en Lima, Perú.

Un hombre es vacunado contra el COVID-19 en Lima, Perú.

También para el médico intensivista Jesús Valverde, el confinamiento es la única forma de cortar la cadena de transmisión, pero el Gobierno interino de Francisco Sagasti todavía no ha dado señales de que vaya a endurecer las medidas: "No hay otra manera de contener la cadena de contagios sin confinamiento estricto. La gente sigue saliendo a las calles y esta enfermedad se dispersa cada vez más. Al final, tampoco es culpa del ciudadano de a pie, pero necesitamos llegar a un control bien estricto. Estamos en una situación de incertidumbre. El Gobierno no escucha a los que estamos trabajando en el terreno". 

Ver el video 02:12

Perú se enfrenta a segunda ola

Sin fecha para inicio de vacunación 

A pesar de que el Gobierno de Sagasti anunció hace unas semanas la llegada de un primer millón de dosis de la vacuna china Sinopharm para finales de enero, hasta ahora tampoco se conoce la fecha exacta del inicio de la vacunación. "Ya estamos a 26 de enero y no han llegado las vacunas al país. Dicen que todavía faltan ciertos permisos, pero es un tema burocrático que debería agilizarse en situaciones de pandemia", exige el presidente de la Sociedad Peruana de Medicina Intensiva. 

Lo primordial ahora, según el doctor Valverde, es, además del confinamiento, conseguir más camas hospitalarias e intervenir con los dispositivos de alto flujo (que son más baratos que respiradores) para poder contener de alguna manera la enfermedad. "Estamos viendo que este sistema de alto flujo ayuda. Así, los pacientes no tienen que llegar a necesitar una cama UCI", sostiene el galeno.

De acuerdo con datos del Ministerio de Salud, Perú suma 1.102.795 de casos confirmados de coronavirus y un total de 39.887 fallecidos. En enero, la cifra de fallecidos pasó de un promedio diario de 50 a más de 100 en la última semana, y los contagios diarios pasaron de 1.000 a 5.000. (cp). 

DW recomienda