Partido de primer ministro gana elecciones en Luxemburgo | Europa | DW | 20.10.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Partido de primer ministro gana elecciones en Luxemburgo

El Partido Social Cristiano de Jean-Claude Juncker se hizo con la primera mayoría, aunque perdió votos a manos de los liberales. Ahora debe buscar socio de Gobierno.

Las elecciones adelantadas en Luxemburgo ya entregaron el veredicto del pueblo. Y éste fue el triunfo del casi incombustible Partido Popular Social Cristiano (PSC) del primer ministro Jean-Claude Juncker (foto principal). La colectividad ha gobernado el rico país casi de forma ininterrumpida desde la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, el PSC registra una leve baja en su caudal de votos.

Las elecciones fueron convocadas de forma anticipada el pasado mes de julio debido a un escándalo en los servicios secretos del país, que llevó al primer ministro Juncker a perder el apoyo de sus socios en el Ejecutivo, los socialistas del LSAP. Los resultados pueden entenderse como un espaldarazo para el político, que lleva 18 años al frente del país de casi 540.000 habitantes.

El escándalo, relacionado con el espionaje a amplios sectores de la población, significó una merma en el número de parlamentarios del PSC, que pasó de tener 26 (de un total de 60 en el Parlamento unicameral) a 23, de acuerdo a los primeros resultados entregados. Juncker, de 58 años, es un político considerado competente por sus conciudadanos, pero el joven Xavier Bettel, del Partido Liberal, poco a poco comienza a disputarle ese lugar.

El líder liberal Xavier Bettel.

El líder liberal Xavier Bettel.

Escuchar a los que saben

De hecho, la merma del partido de Juncker significó un incremento de votos de los liberales, quienes pueden considerarse los ganadores de las votaciones, al ser el único partido que subió su adhesión. Los verdes y los socialistas también registraron pérdidas en su número de electores, aunque estos últimos mantuvieron su feudo en el sur del país.

El riesgo que enfrenta ahora Juncker, con la victoria prácticamente asegurada, es que se forme una coalición de liberales, socialistas y verdes que termine apartándolo del poder. Los liberales, agrupados en torno al Partido Democrático, pasarían de 9 a 13 escaños, convirtiéndose en la segunda fuerza política del país. Los socialistas, en cambio, pasarían de 13 a 12, quedaron así relegados al tercer lugar.

Juncker podría eventualmente renovar su coalición con los socialistas, asegurando así la mayoría absoluta en el Parlamento, que quedó también compuesto por seis representantes de Los Verdes, 3 del Partido Reformista y dos de La Izquierda. La ex ministra de Economía, la socialista Etienne Schneider, había dicho que el país “necesita hombres y mujeres nuevos”. Juncker le respondió que “una ventaja de la longevidad es que los europeos escuchan a los que saben”. Y parece que tuvo razón.

DZC (EFE, Europa Press, dpa, AFP)

DW recomienda

Publicidad