Parlamento reelige a Napolitano como presidente de Italia | Europa | DW | 20.04.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Parlamento reelige a Napolitano como presidente de Italia

Giorgio Napolitano ha sido reelegido como presidente de Italia. Para su segundo mandato, a los 87 años tendrá que renovar fuerzas ante el desolador panorama político italiano.

default

Tras seis rondas de votación, Napolitano es reelegido como presidente de Italia

Giorgio Napolitano, de 87 años, fue reelegido hoy presidente de Italia en la sexta votación celebrada en el Parlamento, con 738 votos a favor de los 1.007 legisladores nacionales y regionales que participaban en la elección. Tras siete años de mandato, Napolitano cesaba en su cargo el próximo 15 de mayo, pero tendrá que renovar fuerzas ante el panorama político desolador que ofrece Italia. El octogenario había rechazado en varias ocasiones en los últimos meses volver a presentarse a la presidencia debido a su edad avanzada.

Napolitano aceptó postularse a la reelección tras el fracaso los pasados días de cuatro rondas de votaciones a otros dos candidatos, el ex primer ministro Romano Prodi y Franco Marini. Tanto Marini como después Prodi fueron postulados por el líder de la formación de centro izquierda Partido Democrático (PD), Pier Luigi Bersani, quien dimitió de su cargo al frente del partido tras el fracaso de sus candidatos.

Napolitano tendrá que sacar ahora al país del estancamiento político en que se encuentra tras las elecciones de finales de febrero, bien convocando nuevas elecciones o nombrando un nuevo jefe de gobierno. "Tengo la sensación de que no puedo escapar de asumir mi responsabilidad hacia el país, confiando en que mi gesto pueda ser correspondido con una asunción similar de responsabilidad", dijo Napolitano en un comunicado al aceptar presentarse a la reelección.

Giorgio Napolitano

Giorgio Napolitano, marzo 30 de 2013

Con su aspecto relajado y con el brillo de inteligencia que la senectud confiere a tan sólo algunos hombres, Giorgio Napolitano ha defendido desde el 15 de mayo del 2006, en que fue elegido Jefe de Estado a la cuarta votación, la imagen de Italia en múltiples ocasiones, con el papel de hombre fuerte de Estado.

Lo hizo cuando la coalición del Gobierno de Romano Prodi, El Olivo, cayó en 2008, después de meses de tambaleos, mociones de censura y retiradas de confianza. Del mismo modo, ejerció de contrapeso al siempre polémico y mediático Gobierno de Berlusconi o cuando dirigió a Italia por la vía tecnócrata colocando en el poder al profesor Mario Monti. Hasta lo que se creía que era el final de su mandato, Napolitano ha seguido cumpliendo con sus obligaciones, en un momento en el que la situación política italiana se encuentra en una encrucijada cuajada de partidos que no logran ni siquiera formar Gobierno. Y lo ha hecho tomando algunas medidas que van más allá de los poderes que la vieja Constitución de posguerra le confiere.

El único líder político que no apoyó a Napolitano fue Beppe Grillo, fundador de Movimiento Cinco Estrellas. "Se está produciendo un golpe de Estado. Para impedir un cambio están dispuestos a todo", afirmó Grillo en su blog poco antes de la reelección de Napolitano. Grillo denunció que los partidos establecidos están planeando también formar un gobierno de coalición encabezado por el ex primer ministro Giuliano Amato y llamó a sus seguidores a manifestarse.

MB/dpa/efe

DW recomienda

Publicidad