Papa visita monumento a víctimas del nazismo en Roma | Europa | DW | 27.03.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Papa visita monumento a víctimas del nazismo en Roma

Papa visita monumento a víctimas del nazismo en Roma

El papa alemán Benedicto XVI visitó las Fosas Adreatinas de Roma para conmemorar a las más de 300 víctimas fusiladas por las SS el 24 marzo de 1944 en represalia por un atentado de la resistencia italiana.

El pontífice acudió al lugar por invitación de la Asociación Nacional de Familias Italianas de los Mártires caídos por la libertad de la patria (ANFIM). La masacre de las "Fosas Adreatinas" es considerada hasta hoy una de las mayores perpetradas por los nazis en territorio italiano.

"Lo que ocurrió aquí el 24 de marzo de 1944 es una terrible ofensa a Dios en forma de violencia arbitraria contra personas, que es la más reprobable consecuencia de la guerra", dijo el papa visiblemente conmovido durante un breve discurso frente a la entrada a las fosas.

Antes depositó rosas rojas frente al monumento a las víctimas, tras lo que visitó las tumbas y rezó. El máximo representante de la Iglesia católica acudió acompañado, entre otros, por el gran rabino de Roma, Riccardo Segni, la presidenta de la ANFIM así como por representantes del Ejército.

El 23 de marzo de 1944 partisanos comunistas perpetraron un atentado en la Via Rasella, en el centro de Roma, en el que perdieron la vida 33 soldados de las SS de la brigada policial "Bozen". Las fuerzas de ocupación alemanas exigieron respresalias inmediatas. Después de un primer plan de volar por los aires todo ese distrito romano, Berlín dio finalmente la orden de matar por cada efectivo de las SS abatido en el atentado a diez rehenes italianos.

En la tarde del 24 de marzo 335 personas entre los 15 y los 75 años, prisioneros de las SS, judíos, partisanos, pero también transeúntes detenidos aleatoriamente, fueron asesinados en las Cuevas Adreatinas. Las cuevas de toba, una especie de piedra caliza, se convirtieron sus fosas.

Antes que Benedicto, visitaron el monumento los papas Pablo VI y Juan Pablo II. dpa

Publicidad