Papa Francisco celebra primera misa ante los cardenales | El Mundo | DW | 14.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Papa Francisco celebra primera misa ante los cardenales

El pontífice ofició la ceremonia en italiano, a diferencia de Benedicto XVI, que la hizo en latín. En ella pidió alejarse del “estilo mundano del diablo”.

Jorge Bergoglio protagoniza, en estos momentos, las jornadas más agitadas de su vida. Desde que asumió como papa, el miércoles (13.03.2013), ha tenido una actividad tras otra, casi sin parar. Este jueves (14.03.2013) fue el turno de su primera misa pública en la Capilla Sixtina, a la que asistieron los cardenales presentes en el Vaticano.

En ella, Francisco pidió a la Iglesia Católica que se apegue a sus raíces y evite las tentaciones modernas, pues de lo contrario quedaría reducida a ser una simple “ONG compasiva”. A su juicio, “podemos caminar todo lo que queramos, podemos construir muchas cosas, pero si no proclamamos a Jesucristo, algo está mal”.

La ceremonia la guió en italiano, sin tener apuntes visibles, a diferencia de Benedicto XVI, quien leyó su homilía en latín. Bergoglio asumió el mando del mundo católico, formado por unos 1.200 millones de fieles, en un momento complicado para su iglesia, sacudida por escándalos de abusos sexuales, acusaciones de luchas internas y problemas financieros.

Pagó cuenta del hotel

"El que no le reza al Señor le reza al Diablo. Cuando no proclamamos a Jesucristo, proclamamos el estilo mundano del Diablo, el estilo mundano del Demonio", dijo el argentino en su misa, donde también pidió “caminar en presencia del Señor, en la luz del Señor, siempre tratando de vivir de una manera irreprochable”, en lo que parece ser un mensaje de cara a los problemas que vive el catolicismo.

Para reforzar lo anterior, aseguró que "cuando caminamos sin la cruz, cuando construimos sin la cruz y cuando proclamamos a Cristo sin la cruz, no somos discípulos del Señor. Somos mundanos. Podemos ser obispos, curas, cardenales, papas, todo esto, pero no somos discípulos del Señor", sostuvo.

Su primera actividad del día fue rezar a la Virgen durante diez minutos. Luego visitó la cripta de la basílica de Santa María la Mayor. Posteriormente pagó la cuenta del hotel “para dar el ejemplo” y se dirigió a la misa con los cardenales. Con ella, concluye oficialmente el cónclave que se reunió para elegir al sucesor de Benedicto XVI, quien dejó el cargo vacante al anunciar que no tenía las fuerzas suficientes para seguir con su pontificado.

Francisco visitará en los próximos días a su antecesor en Castel Gandolfo, informó el Vaticano.

DZC (Reuters, dpa, EFE)

DW recomienda

Publicidad