Pakistán no acudirá a Bonn | Política | DW | 29.11.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Pakistán no acudirá a Bonn

Pakistán es clave para el futuro de Afganistán tras la retirada de los soldados de la OTAN. Su decisión de no acudir a la Conferencia de Bonn sobre Afganistán la próxima semana puede interpretarse de varias maneras

Manifestantes protestando el pasado sábado contra el ataque de la OTAN que costó a vida a más de 20 soldados paquistaníes

Manifestantes protestando el pasado sábado contra el ataque de la OTAN que costó a vida a más de 20 soldados paquistaníes

Pakistán hizo público este martes (29.11.11) que no asistirá a la Conferencia sobre el futuro de Afganistán, prevista para la próxima semana en Bonn, Alemania. La decisión tomada por el Gobierno paquistaní supone una protesta ante el ataque aéreo de la OTAN que causó el pasado fin de semana la muerte de más de veinte soldados paquistaníes. Sin el apoyo de Pakistán, lograr la paz y la estabilidad en su vecino Afganistán se convierte en una misión muy difícil.

Hasta ahora, la zona fronteriza entre ambos países ha venido siendo considerada clave para la resolución del conflicto. Tras el ataque, que tuvo lugar en la región de Mohmand, Pakistán amenazó con revisar su relación con EE. UU. y la OTAN. De momento, Islamabad ha cortado los suministros para las fuerzas internacionales desplegadas en Afganistán y ha exigido a EE. UU. que desaloje una base aérea en territorio paquistaní, Shamsi, utilizada al parecer para que operen sus aviones espía.

El significado del boicot

Todo ello podría suponer solo el principio de un proceso de menor colaboración en la lucha antiterrorista en Afganistán. La decisión de no acudir a la cumbre podría interpretarse no solo como una protesta contra el ataque aéreo, sino también como una forma de mejorar la imagen del Gobierno paquistaní en su propio país, gran parte de cuya opinión pública es manifiestamente antiamericana.

Protestas contra la OTAN en Pakistán

Protestas contra la OTAN en Pakistán

La decisión de no acudir a Bonn sería también una forma de presión para lograr cesiones internacionales que conseguirían aumentar el apoyo de los paquistaníes a su Gobierno. En ese sentido, existe un fundado temor en la comunidad internacional de que Pakistán deje de servir a los intereses de Occidente en Afganistán para seguir los suyos propios.

Conferencia sobre Afganistán

Bonn acogerá la próxima semana a más de 100 ministros de distintos países para discutir sobre el futuro de Afganistán tras la retirada de tropas de la OTAN. La presencia de más de 130.000 soldados –procedentes en su mayoría de EE. UU- no ha conseguido llevar la estabilidad a Afganistán, donde los rebeldes talibanes van ganando terreno en los últimos años.

Michael Steiner, delegado del Gobierno alemán para Pakistán y Afganistán, dijo este lunes en Berlín que espera mandar a Afganistán una señal clara sobre cuál será la ayuda internacional entre 2015 y 2024. Según Steiner, “en Bonn es necesario enviar a los afganos el mensaje de que pueden confiar en nosotros”. Será la propia Angela Merkel la encargada de inaugurar la Conferencia. Las expectativas puestas en el encuentro se pueden ver defraudadas tras la renuncia de Pakistán a asistir.

Bonn ya acogió hace diez años, en diciembre de 2011, una reunión bajo los auspicios de la ONU, con el fin de definir un plan de gobierno para el Afganistán postalibán. De ahí salió la Autoridad Interina Afgana, encabezada por el todavía presidente, Hamid Karzai. En aquella ocasión, pese a las críticas de algunos sectores, no fueron invitados representantes del caído régimen talibán, que solo era reconocido por Pakistán, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos.

Autora: María Santacecilia
Editor: José Ospina-Valencia

DW recomienda

Publicidad