OTAN: ″Primeras respuestas″ a incursión rusa en Georgia | Política | DW | 19.08.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

OTAN: "Primeras respuestas" a incursión rusa en Georgia

En Bruselas, la Alianza Atlántica define medidas para hacer frente a la crisis en el Cáucaso. Medvedev, presidente ruso, anuncia retirada de tropas para el próximo viernes.

default

El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer.

„El conflicto es claro y las primeras respuestas ya están en marcha. Pero las diferencias se mantienen, así como las discusiones al interior de la OTAN". Este diagnóstico de la crisis entre Rusia, Georgia y la Alianza Atlántica fue formulado por el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, en el marco del encuentro ad hoc de este martes para analizar la situación en el Cáucaso.

Belgium NATO Georgia

La OTAN no aislará a Rusia, pero no tolerará más incursiones.

Responder sin agredir

Las "primeras respuestas" a las que se refería el jefe de la diplomacia germana fueron diáfanas pero no contundentes. En Bruselas, los asistentes -ministros de Asuntos Exteriores de los 26 países que conforman la OTAN- trataron de mostrarse como un bloque sólido y decidido a responder, si bien no muy antagónicamente, a la avanzada rusa sobre la república de Georgia.

Fueron suspendidas las consultaciones en el marco del Consejo OTAN-Rusia, pero sólo mientras se mantenga la presencia de tropas rusas en tierras georgianas. El organismo, sin embargo, permanecerá en funciones, y no se habló de posibles planes para defender de posibles incursiones simillares a los antiguos miembros del Pacto de Varsovia. Tampoco se acelerará el ingreso de países como Georgia y Ucrania a la Alianza Atlántica, incorporación que no es bien vista desde la perspectiva del Kremlin.

Se anunció además el establecimiento, dentro de la OTAN, de una comisión especial para Georgia, con lo cual se intensificará la cooperación política con esta ex república soviética.

"Rusia se aísla"

Condoleezza Rice, secretaria de Estado de Estados Unidos, fue enfática al señalar luego de la reunión que en ningún momento se ha planteado aislar a Rusia. "Este país se aísla a sí mismo cuando invade a una nación pequeña y destruye selectivamente objetivos civiles", dijo. En el mismo tono, Rice afirmó que no puede tolerarse que Moscú pretenda "trazar una nueva línea divisoria en Europa".

Frank Walter Steinmeier bei Sondersitzung des Auswaertigen Ausschusses zu Kaukasus

Steinmeier: "continúan las diferencias".

El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, dijo que las futuras relaciones entre la alianza y Rusia dependerán del cumplimiento que dé ésta al plan de seis puntos para el cese al fuego en Georgia. "Rusia debe firmar", coincidió el ministro francés de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner.

"Medidas antirrusas"

Suficientes o no, los pronunciamientos y decisiones emanadas de Bruselas soliviantaron ostensiblemente los ánimos de la diplomacia rusa. El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, afirmó que sus homólogos reunidos en Bruselas persiguen el rearme de un "régimen criminal", en referencia al gobierno de Georgia.

Cualquier intento por incorporar a la república caucásica a la OTAN constituye una acción "antirrusa", dijo Lavrov, quien advirtió que habrá consecuencias por las resoluciones adoptadas en Bruselas.

¿Comienza la retirada?

En el campo de las hostilidades, las principales señales apuntaban a la distensión. Una primera columna de tanques abandonó la localidad de Gori, en el corazón de Georgia. Se confirmó además desde Tiblisi el inicio del intercambio de prisioneros entre los ejércitos ruso y georgiano.

President Dmitry Medvedev

El presidente ruso, Medvedev, anunció retirada de tropas para el viernes.

En Moscú, el presidente ruso, Dimitri Medvedev, anunció que el viernes próximo las tropas de su país se deslpazarán de la zona central de Georgia hacia Osetia del sur.

Lo que no ha cambiado es la especulación sobre el posible inicio de una nueva "guerra fría" entre Rusia y Occidente. Lo más real acerca de ésta es un temor que parece fundado. Pero los planes para instalar un sistema estadounidense de defensa militar en Polonia y la República Checa siguen en marcha. Y eso, más que los sucesos en Georgia, es lo que subyace en la crisis actual.