Opinión: Trump ha creado una nueva crisis nuclear | El Mundo | DW | 09.05.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Opinión: Trump ha creado una nueva crisis nuclear

En cuanto a política exterior, la retirada del acuerdo nuclear con Irán ha sido la decisión más perniciosa de Trump hasta la fecha. La medida aumenta la posibilidad de un enfrentamiento nuclear, opina Michael Knigge.

El odio casi visceral que muchos en la Casa Blanca del presidente estadounidense, Donald Trump, sienten hacia el acuerdo nuclear con Irán fue mejor resumido probablemente el lunes por el exasesor de seguridad nacional presidencial, Sebastián Gorka. "El acuerdo con Irán hay que fusilarlo con un tiro en la cabeza. Es malo para Estados Unidos, es malo para el mundo, es malo para nuestros amigos", dijo Gorka a la cadena de televisión Fox News.

En las declaraciones bélicas de este martes (08.05.2018) sobre su decisión de sacar a Estados Unidos del acuerdo con Irán, el presidente Trump no llegó a hacer ninguna referencia comparable a la violencia física. Sin embargo, reiteró su convicción de que el acuerdo con Irán es malo para Estados Unidos y el mundo, y de que los aliados de Washington están de acuerdo con esa evaluación.

El acuerdo con Irán hizo que el mundo fuera más seguro

El acuerdo nuclear con Irán ciertamente no fue perfecto –ningún compromiso lo es–. Pero lo que se resolvió después de más de una década de tediosas negociaciones internacionales restringió severa y verificablemente el programa nuclear de Teherán a corto y mediano plazo.

Irán ha cumplido hasta ahora con los términos del acuerdo, un hecho que ha sido confirmado repetidamente por observadores internacionales independientes, funcionarios de inteligencia de Estados Unidos y generalmente aceptado en todo el mundo, a pesar de las recientes afirmaciones del primer ministro israelí a las que Trump hizo referencia este martes.

Asegurar que Irán no pueda obtener un arma nuclear por más de una década, como lo hizo el acuerdo, es un logro significativo. Y ha hecho que la región, el mundo y Estados Unidos sean más seguros.

El acuerdo se logró a través de una cooperación a menudo difícil pero muy estrecha entre Estados Unidos y Europa, liderada por el llamado E3: Alemania, Francia y Reino Unido. Asimismo, es importante señalar que China, Rusia y gran parte de la comunidad internacional también lo respaldaron. Además, el acuerdo nuclear también proporcionó un marco sobre cómo frenar de manera exitosa y pacífica las ambiciones de armas nucleares por actores internacionales problemáticos.

Michael Knigge Kommentarbild App

Michael Knigge es corresponsal de DW en Washington

Los aliados europeos no están de acuerdo

La aseveración errónea de que los aliados de Washington comparten la opinión del presidente sobre el acuerdo con Irán es una afirmación especialmente descarada después de que la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, visitaran recientemente la Casa Blanca en un último esfuerzo para convencer a Trump de que permaneciera en el acuerdo. De hecho, es una bofetada para los europeos que abogaron con honestidad y seriedad por este trato. Incluso en Israel, los líderes militares han expresado en repetidas ocasiones su preferencia por que Estados Unidos permanezca en el acuerdo en lugar de rechazarlo.

La política interna determina la política exterior

No se equivoquen, la decisión de Trump de sacar a Estados Unidos del acuerdo con Irán tiene poco que ver con una estrategia global coherente que haga que el mundo sea más seguro o avance los intereses de Washington y sus aliados. La medida tiene mucho más que ver con sus propios sentimientos y con política interna.

Tanto Trump como muchos de sus seguidores y asesores desprecian todo lo que hizo su predecesor, Barack Obama, por lo que han convertido en objetivo personal erradicar su legado. Por lo tanto, que hayan cortado el acuerdo nuclear de Irán, el logro insignia de la política exterior de Obama, no debe sorprendernos. Especialmente desde que Trump reemplazase al exconsejero de Seguridad Nacional H.R. McMaster y al secretario de Estado Rex Tillerson, que favorecieron la permanencia en el acuerdo, con John Bolton y Mike Pompeo, quienes, contrariamente, se oponen vehementemente a este.

Trump llevó a cabo su campaña con la promesa de revertir lo que repetidamente llamó el peor acuerdo de la historia. Hacerlo ahora asegurará que pueda alardear en sus próximos mítines para las próximas elecciones de mitad de período.

¿Nuevo trato?

No queda claro lo que viene después de la anunciada salida de Trump del acuerdo con Irán, ya que no se ha hecho pública ninguna alternativa preparada y creíble, aparte de la promesa general del presidente de que negociará un acuerdo mejor, de alguna manera y en algún momento.

Si eso ocurre, y hasta que eso suceda –una gran pregunta porque hay poco interés en nuevas negociaciones tanto en Europa, Irán o en la comunidad internacional–, Teherán se liberará de facto de sus restricciones nucleares, lo que a su vez solo aumentará la volatilidad en la región.

Aumenta la presión para las conversaciones con Corea del Norte

Pero al menos tan preocupante como esta apuesta de Trump es el hecho de que vetar el acuerdo solo aumentará la ya enorme presión para las próximas conversaciones con el líder norcoreano Kim Jong-un. Y no para Kim, sino para el propio Trump. Esto se debe a que después de haber destrozado un acuerdo internacional verificable, que logró contener el programa nuclear de Irán, Trump ahora tiene que llegar a un acuerdo mucho más complejo; Irán ni siquiera tenía armas nucleares, mientras que Corea del Norte, sí.

Trump ha creado una nueva crisis nuclear y ha aumentado la presión sobre una existente. Tratar de resolver ambos pacíficamente después de llevar una bola de demolición hacia socios clave de Estados Unidos en Europa y Asia es una tarea difícil para un irreflexivo presidente como Trump.

Autor: Michael Knigge (few/eal)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Publicidad