Opinión: Rumbo de colisión con Estados Unidos | Europa | DW | 18.05.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Opinión: Rumbo de colisión con Estados Unidos

No pasó nada nuevo para los países que aspiran a ingresar a la UE. Bruselas está demasiado preocupada de su nuevo enemigo, el presidente de Estados Unidos. Y a eso se dedicó en Sofía, opina Bernd Riegert.

Pocas novedades para los Balcanes. Los resultados de esta cumbre de alto nivel entre la Unión Europea y seis países candidatos a ingresar a ella en Sofía, la capital de Bulgaria, se puede resumir fácilmente. La UE aseguró que los aspirantes alguna vez serán incluidos en el club de la prosperidad y la estabilidad. Y ellos, de vuelta, se comprometieron a realizar todas las reformas y esfuerzos para cumplir las estrictas normas del exclusivo grupo. Lo mismo que se ha dicho desde hace 15 años, desde la cumbre de 2003 de Salónica. Y seguirá siendo así por otros diez años, al menos para los miembros más débiles de la lista de espera, Kosovo y Bosnia-Herzegovina.

El ánimo de los antiguos integrantes de la UE de integrar a los nuevos, y con ellos también aceptar nuevos problemas, es bastante limitado. La euroestrella francesa, el presidente Emmanuel Macron, abordó el tema: antes de acoger a nuevos integrantes, la Unión debe resolver sus propios problemas, es decir implementar sus propuestas de reforma. España también levanta muros y quiere abrir las puertas para Kosovo solo una vez que éste se defina como Estado, para evitar que se convierta en un ejemplo para los rebeldes catalanes. Como se ve, un tema complicado y de largo aliento.

Bernd Riegert.

Bernd Riegert.

Los países candidatos tendrán que seguir esforzándose y seguir esperando. El incentivo de la UE sigue siendo la ayuda financiera y la solidaridad política, pero Rusia y China están dispuestas a intervenir, si es necesario, si es que el interés de Bruselas en Bosnia, Serbia o Albania disminuye.

Profundas grietas

Ya que no prepara sorpresas para los Balcanes por ahora, la UE pudo centrar su atención en su principal enemigo: Donald Trump. Como nunca antes, los líderes de la Unión criticaron con dureza al mandatario en ejercicio de la principal potencia de la OTAN. Su política internacional es incomprensible y equivocada, aventurera y nada solidaria. Esto ha sido claro y evidente para Merkel, Macron, May y compañía desde hace tiempo, solo que ahora lo dicen y proponen contramedidas. La capacidad de la Unión Europea de hacer frente al poderío económico estadounidense es modesta, pero al menos debe ser puesta a prueba. No hay que dejarse avasallar ni siquiera por viejos amigos, fue el claro mensaje enviado desde Sofía.

La pregunta es si esta exhibición de la UE causará alguna impresión en el macho alfa de la Casa Blanca. El presidente de Estados Unidos ya torpedeó el Acuerdo de París, impuso aranceles punitivos y abandonó el pacto nuclear con Irán sin consultar a sus aliados europeos. No está claro que Europa pueda manejar las inminentes sanciones estadounidenses contra el acero o contra las empresas que hagan negocios en Irán. Una cosa sí está clara: será más difícil y caro mantener las relaciones comerciales con Irán, en especial cuando las empresas afectadas, como Total, Maersk o Siemens, prefieren apostar a la segura y se decidan por el acceso sin cortapisas del mercado estadounidense.

Pero a la UE le conviene no hundir la cabeza en la arena y al menos debe ofrecer algo de resistencia a la Casa Blanca. De repente, los europeos se encuentran haciendo alianzas con Rusia, China e Irán en contra de su gran aliado del Atlántico, algo impensable antes de Trump. Va a ser interesante la reunión del presidente de Estados Unidos con sus intranquilos amigos europeos en julio, en la cumbre de la OTAN de Bruselas. Los países del Viejo Continente deberían estar ya preparados para que Estados Unidos amenace con retirarse de la alianza o presente una especie de cuenta con la deuda por la disuasión nuclear. Europa debe hacerse adulta rápido, y el primer paso lo dio en Sofía.

Por cierto, para poner fin a la guerra en los Balcanes, Estados Unidos y Europa trabajaron juntos, codo a codo. Han pasado 20 años desde eso, y una alianza de ese tipo es hoy por hoy impensable. Así han cambiado las cosas.

Autor: Bernd Riegert (DZC/EL)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Publicidad