Opinión: ¿Por qué el veredicto sobre Facebook nos atañe a todos? | Sociedad | DW | 12.07.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Opinión: ¿Por qué el veredicto sobre Facebook nos atañe a todos?

Con el fallo del Tribunal Supremo Federal sobre los derechos hereditarios de una cuenta de Facebook, el mundo digital se ha acercado un paso más al real, opina Martin Muno.

Hoy, el Tribunal Supremo Federal dio a conocer en última instancia el veredicto sobre una cuenta de Facebook. Una chica de 15 años murió en circunstancias no aclaradas. No se puede descartar que fuese un suicidio. Y, por supuesto, los padres quieren saber qué pasó. ¿Estaba la menor desesperada? ¿Fue víctima de acoso? En el mundo analógico, es posible leer las cartas o los diarios del difunto para encontrar respuestas a estas preguntas angustiosas. Pero en las redes sociales sí hay algunos obstáculos abstractos en el camino: datos de acceso, el secreto de las telecomunicaciones y, sobre todo, los términos y condiciones de las correspondientes compañías.

El Tribunal Federal Supremo de Justicia de Karlsruhe decidió que los padres tengan acceso a la cuenta de Facebook de la hija fallecida. Es un veredicto aislado, que equipara las cartas materiales, los diarios y las cuentas virtuales de las redes sociales.

En 2018, se trata de un veredicto tardío, pero así y todo plantea ciertas preguntas. ¿Qué pasa si realmente hubo acoso? ¿O la adolescente fue animada a suicidarse en uno de esos nefastos foros? Al final, ¿incluso por un amigo? ¿Ayuda tal información a procesar el dolor u origina nuevas heridas? Son preguntas a las que la Justicia no puede dar respuesta.

Martin Muno, redactor de DW.

Martin Muno, redactor de DW.

Nuestros datos vivirán para siempre

Aunque se trató como un caso excepcional y dramático, su principio fundamental, el veredicto nos atañe a todos: porque cuando muramos, sobrevivirán montañas de datos nuestros. Hay textos, fotos, videos en Facebook, WhatsApp, cuentas de correo electrónico, foros en línea o datos en nubes virtuales. Alguna que otra información puede contener información íntima que, bajo ninguna circunstancia, queremos que se haga pública a nuestros herederos. O, visto desde el lado positivo, tal vez hayamos acumulado una pequeña fortuna de criptomonedas en algunos servidores a los que los herederos no pueden acceder.

Si no queremos perder el control sobre todo esto, tenemos que encargarnos de nuestro patrimonio digital. Aquí nosotros mismos tenemos que actuar, porque la ley de cien años de derecho hereditario en Alemania no está diseñada para la realidad digital actual. Incluso tras la muerte, Internet sigue siendo un territorio desconocido.

Martin Muno (rmr/jov)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda