Opinión: Perú, el fin de la confianza | América Latina | DW | 25.12.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Opinión: Perú, el fin de la confianza

Si el indulto al exdictador Fujimori ha sido un trato sucio o no es casi irrelevante. El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, definitivamente ha perdido la confianza de sus electores, opina Uta Thofern.

¡Vaya sorpresa! Oportunamente en Navidad, el exdictador peruano Alberto Fujimori es indultado. Un hombre que es responsable de la muerte de 25 civiles –por lo que fue condenado–, que asignó a escuadrones de la muerte contra reconocidos opositores políticos durante su mandato en la última década del siglo pasado, que ordenó la esterilización forzada de decenas de miles de mujeres indígenas: Fujimori, uno de los últimos dictadores de América Latina que parece todavía tener poder por medio de su influyente familia.

Thofern Uta Kommentarbild App

Uta Thofern, encargada de la redacción para Latinoamérica de DW.

Que un políticamente golpeado Pedro Pablo Kuczynski haya concedido el perdón presidencial a este criminal por razones humanitarias, es difícil de creer. Solo una enfermedad grave hubiera podido justificar un indulto humanitario en Perú, pero Fujimori padece desde hace mucho tiempo una afección cardíaca y Kuczynski, aún así, había rechazado reiteradamente su petición. A pesar de que Fujimori fue trasladado el sábado de la prisión a una clínica debido a una taquicardia, el exdictador de 79 años se mostró lo suficientemente animado como para hacer llamadas telefónicas, tomarse selfis con su hijo Kenji e incluso enviar un mensaje de "feliz Navidad" en redes sociales.

El presidente se queda sin amigos

Todo parece indicar que este indulto es, en realidad, el resultado de un trato sucio. La semana pasada, Kuczynski se salvó sorprendentemente de ser destituido solo porque algunos miembros del partido de la hija de Fujimori, Keiko, no votaron en contra de él, justamente a petición del otro hijo, Kenji. Se dice que Fujimori, padre, llamó por teléfono a los parlamentarios para convencerlos de no votar en contra del odiado presidente Kuczynski. El partido de Fujimori tiene mayoría en el Parlamento, y otros partidos ya no estaban convencidos de Kuczynski, por lo que su destino político parecía sellado. ¡Qué increíble coincidencia entonces que tres días después de que Kenji Fujimori hiciera campaña por Kuczynski, él mismo se siente ahora radiante al lado de su padre agradeciéndole al presidente!

A la larga, Kuczynski no se ha hecho ningún favor con este indulto. En Lima, ya hubo protestas poco después de la decisión, y en las redes sociales sus seguidores hablan de traición. Después de todo, muchos votaron por él en 2016 solo para evitar la victoria de Keiko Fujimori. Y los fujimoristas, a pesar de la alegría por la liberación de su ídolo, no apoyarán, así de repente, a Kuczynski, quien sigue y seguirá siendo su oponente político. Kuczynski ya no tiene amigos.

Un nuevo golpe a la confianza 

El presidente finalmente perdió su credibilidad y le dio otro golpe a la confianza en la política latinoamericana. El pequeño y carismático economista de fama mundial fue, hasta hace poco, una persona confiable y libre de escándalos. Aunque Perú esté todavía profundamente dividido políticamente, económicamente le está yendo muy bien. Y el comedido liberal-conservador Kuczynski parecía ser la persona adecuada para salvar al país de la tentación del populismo, ya sea de izquierda o de derecha. No obstante, su manejo de las acusaciones de corrupción en su contra, que llevaron al proceso de destitución, fue, por decir lo menos, torpe. Probablemente no haya hecho ningún negocio ilegal dentro del escándalo de corrupción brasileño Odebrecht. Sin embargo, la defensa de Kuczynski expuso su falta de instinto político y su increíble desprendimiento; realmente fue poco convincente.

Con el indulto de Fujimori, Kuczynski pierde a los pocos seguidores que le quedaban. Ahora, completamente independiente de lo que realmente haya sucedido, el presidente carga alrededor de su cuello el letrero de "corrupto". Uno más en la clase política de Latinoamérica, pero uno de los menos esperados. Kuczynski deja un muy mal precedente para el futuro.


Autor: Uta Thofern (few)

 

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

 

DW recomienda