Opinión: Los consejos medievales para abortar son misóginos | Política | DW | 15.07.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Opinión

Opinión: Los consejos medievales para abortar son misóginos

En Internet abundan los consejos para abortar con ayuda de plantas y hierbas. En opinión de Mirjam Gehrke, se trata de una reacción medieval a la decisión de la Corte Suprema de EE. UU. de anular el derecho al aborto.

Manifestación en Estados Unidos en contra de la anulación del derecho al aborto.

Manifestación en Estados Unidos en contra de la anulación del derecho al aborto.

Estamos viviendo en el año 2022. El telescopio espacial James Webb acaba de transmitir las primeras imágenes a color del universo. El ser humano, impulsor del desarrollo científico y tecnológico, penetra en las profundidades desconocidas del cosmos.

Y, en este mismo 2022, en la Tierra, (nuevamente) se discute si es mejor interrumpir un embarazo no deseado con perejil o papaya. Es realmente desesperante: en las redes sociales se difunden cada vez más consejos presuntamente bien intencionados sobre cómo aplicar especias y plantas para realizar abortos caseros. 

¡Nuevamente la Edad Media nos toca a la puerta! No es casualidad que esta nueva tendencia en las redes sociales gane terreno justo después de que la Corte Suprema de Estados Unidos anulara el derecho al aborto, garantizado por la Constitución. Una decisión, por cierto, igual de medieval que los consejos caseros para abortar. 

¿Cuán desesperada debe estar una mujer con un embarazo imprevisto para hacer uso de métodos tan arriesgados? Ni hablar de la perfidia de las llamadas influencers que publican en las redes sociales este tipo de "información" aparentemente tan útil. ¿O acaso es mera ignorancia?

Tomar en serio las razones para abortar

Según datos de organizaciones que asesoran a mujeres en situaciones de conflicto, hay cuatro razones principales por las que una mujer decide interrumpir un embarazo no deseado: razones biográficas, como un embarazo en un momento inoportuno, problemas con la pareja, situaciones en las que la madre se siente desbordada o por razones de salud.

En todos estos casos es necesario asesorar e informar. Y esto incluye aclarar que al ingerir determinadas especias y hierbas se arriesgan las vidas y la salud de la embarazada y del feto, y que, en ningún caso, esta práctica debería ser considerada un método para abortar.

Información y educación

El Parlamento alemán apenas anuló la llamada prohibición para hacer publicidad a favor de los abortos. En este contexto, ya el uso del término "publicidad" se prestaba a mucha confusión.

Mirjam Gehrke es editora de DW.

Mirjam Gehrke es editora de DW.

Como consecuencia del artículo 219a del código penal, que fue borrado de la respectiva ley, los ginecólogos y las ginecólogas podían ser sancionados si informaban públicamente sobre métodos seguros para interrumpir un embarazo, por ejemplo, en su página web. Ya era hora de que se anulara esta prohibición. Como mencionaba al principio del texto, seguimos en el año 2022. Desde hace décadas, las mujeres exigían que se cambiara la ley de aborto en Alemania. Ahora, por lo menos han logrado una pequeña victoria.

En los últimos años, los movimientos feministas a nivel mundial han hecho importantes progresos respecto a los derechos de las mujeres, como por ejemplo en Argentina, Colombia, Sierra Leona y Benín respecto al aborto. No obstante, aún quedan unos 20 países en los que rige una prohibición absoluta del aborto, es decir que incluso después de una violación o si la vida de la mujer corre peligro se le prohíbe interrumpir su embarazo.  

Un antifeminismo peligroso

Aquel que, en situaciones de emergencia de ese tipo, aconseje de forma presuntamente bien intencionada abortar de manera "natural", no hace otra cosa que reforzar las rígidas reglas misóginas. En lugar de llevar la protesta a la calle y de alentar a las mujeres a luchar por sus derechos, éstas se quedan solas con sus problemas y se vuelven invisibles. Ninguna mujer toma esta decisión sin pensarlo bien. 

El aborto tiene que dejar de ser un tabú. Solo en ese caso será posible hacer frente a los oscuros y peligrosos "consejos" de supuestas curanderas.

Las influencers, que en las redes sociales difunden este tipo de tonterías, no ayudan a mujeres en situaciones de emergencia. No ayudan a destabuizar el aborto. Más bien contribuyen a la estigmatización de las embarazadas. Esto ya no es un acto solidario entre mujeres. Al contrario: aquel que difunde estos disparates actúa de forma profundamente misógina. La estupidez y la ignorancia, que gracias a las redes sociales son ilimitadas, ya no sirven de excusa.

(vt/ers)