Opinión: el pequeño triunfo contra la pena de muerte | El Mundo | DW | 11.08.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Opinión: el pequeño triunfo contra la pena de muerte

Al igual que otras compañías farmacéuticas, Fresenius Kabi quiere detener una ejecución en Estados Unidos. A pesar de que sus razones son económicas, esto ayuda en la lucha contra la pena de muerte, opina Martin Muno.

Es una escena de pesadilla, como la de una novela de Franz Kafka o una película de David Lynch. Durante casi 40 años, Carey Dean Moore ha estado una celda esperando ser ejecutado por un doble asesinato que cometió. Ahora será ejecutado en Nebraska, mediante una inyección letal. Esta sería la primera ejecución en 21 años en ese estado estadounidense.

Numerosas organizaciones de derechos humanos y los obispos católicos de Nebraska están luchando contra el uso de la pena de muerte. Sin embargo, un aplazamiento más -no se puede hablar aquí de rescate- podría venir de otro lado: la compañía farmacéutica alemana Fresenius Kabi quiere detener la ejecución en los tribunales. La compañía alega que Nebraska obtuvo ilegalmente dos sustancias fabricadas por la firma para ser utilizadas en la ejecución. La mezcla mortal de la inyección contiene cuatro ingredientes activos, los cuales tienen efectos curativos o calmantes - pero su combinación y dosis son fatales.

Kommentarbild Muno Martin

Martin Muno.

Se trata de imagen, no de moral

No hay razones morales que hagan que Fresenius actúe de esa manera. Más bien, la compañía enfatiza que "no toma posición sobre el tema de la pena de muerte". En primer lugar, se trata de la imagen, pero también, por supuesto, del balance de la empresa. Una empresa que promueve el hecho de "ayudar a las personas" difícilmente puede permitirse ayudar a matar gente. El rechazo de la pena de muerte en Europa también es citado por Fresenius Kabi como una razón para un posible daño a su reputación.

Esto puede sonar a cinismo, pero es efectivo: una ejecución fue detenida en Nevada hace menos de un mes porque la compañía farmacéutica Alvogen presentó una demanda por el uso de un sedante que había producido. Hace un año, el mayorista farmacéutico McKesson llevó al estado de Arkansas a los tribunales. En 2016, Pfizer dejó de suministrar sustancias toxicas a las cárceles. Por otro lado, el comportamiento de las empresas farmacéuticas provocó una especie de pánico de última hora entre algunas autoridades judiciales: en Arkansas, cuatro reclusos fueron ejecutados en solo ocho días a principios de 2017 porque uno de los anestésicos utilizados estaba a punto de expirar.

Las acciones, con motivos económicos, de los fabricantes farmacéuticos solo posponen la matanza impuesta por el Estado, no la detienen definitivamente. Esto sólo puede lograrse a través de la presión de la sociedad civil. Solo cuando en Estados Unidos se llegue a tener conciencia de que el derecho humano a la vida también se aplica a los asesinos convictos, de que el peligro de matar a personas inocentes sigue siendo grande y de que la pena de muerte no ha hecho que Estados Unidos sea más seguro, solo entonces debería analizarse como opción este terrible castigo. Sin embargo, ni siquiera los optimistas creen que esto vaya a ocurrir en un futuro previsible en medio de un ambiente populista. En marzo, el presidente estadounidense Donald Trump pidió que se extendiera la pena de muerte para incluir a los narcotraficantes. Desde una perspectiva de derechos humanos, por lo tanto, cualquier ejecución pospuesta o cancelada por demandas de las empresas farmacéuticas es un pequeño triunfo.

Autor: Martin Muno (CT/MN)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |