Opinión: el coronavirus llegó para quedarse | Alemania | DW | 02.01.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Opinión: el coronavirus llegó para quedarse

La canciller alemana Angela Merkel dedicó la mayor parte de su tradicional discurso de año nuevo a la pandemia de coronavirus y se centró en lo que significa para la gente, opina Jens Thurau.

Angela Merkel tiene razón. Este año nos enfrentamos a algo completamente inesperado. Por eso la canciller centró gran parte de su discurso de año nuevo, el último de su mandato, en la pandemia de coronavirus, que ha definido lo que ella llamó el "implacable" 2020.

Si bien habló brevemente sobre el cambio climático y el establecimiento de condiciones de vida más equitativas en Alemania hacia el final de su discurso, todo lo demás se enfocó en el brote del virus y especialmente en cómo está moldeando nuestras vidas.

Llamado a la solidaridad

A menudo se acusa a Merkel de aplicar un enfoque demasiado sobrio y analítico, incluso a los grandes desafíos. Pero de manera algo inusual, a principios de 2020, Merkel pronunció un discurso en el que se refirió a lo que consideraba las cualidades más importantes ahora necesarias en la sociedad alemana: la solidaridad, la aceptación de restricciones de gran alcance y la toma de medidas sin precedentes.

En su discurso de año nuevo, hizo otro llamado a este mismo tipo de cohesión social, lo que llega en un momento en que muchos están cansados de las malas noticias y se sienten enojados o perplejos por el caos que rodea al programa de vacunación de Alemania. Por lo tanto, fue fundamental reconocer los enormes esfuerzos que el país hizo en 2020 y seguirá teniendo que hacer en 2021.

Poniendo a la gente en el centro

En su discurso, Merkel pidió a la gente que se tome un momento para conmemorar a todos los que han muerto. Además, no escatimó palabras respecto a la pequeña minoría que niega la existencia del coronavirus, al calificar como "peligrosas y falsas" las teorías de conspiración que defienden.

Merkel elogió a médicos, cuidadores, conductores de autobuses, empleados de supermercados, policías, soldados y quienes trabajan en los centros de atención médica de Alemania. También mencionó a artistas y empresarios que temen por su sustento.

Jens Thurau, periodista de DW

Jens Thurau, periodista de DW

A pesar del enfoque general en la pandemia y sus efectos, Merkel también insinuó muy brevemente un tema muy debatido que se había asociado de manera central con su mandato hasta que comenzó el brote: la cuestión de cuánta inmigración y cuántos solicitantes de asilo Alemania puede manejar.

También habló de la farmacéutica alemana BioNtech, que desarrolló la vacuna contra el coronavirus que ahora se administra en todo el mundo, y destacó que emplea a personas de 60 países, lo que demuestra que la diversidad es una fuerza para el progreso. Eso sonó casi como si la canciller quisiera que esta diversidad se viera como parte de su legado.

Sin disculpas

Cualquiera que haya esperado que Merkel se disculpe por los graves errores cometidos en el manejo de la pandemia, especialmente en los últimos tres meses, se habrá sentido decepcionado. En cambio, describió los últimos 12 meses como un proceso de aprendizaje continuo.

Pero también se abstuvo de culpar a los líderes de los estados alemanes, algunos de los cuales instaron impacientemente a que se levantaran en verano las restricciones impuestas en primavera.

Y de forma refrescante, no criticó a la gente común, como lo hizo recientemente cuando pareció igualar beber vino caliente en la calle a un ataque a la salud pública.

Sin argumentos innecesarios

Merkel no se detuvo en la muy debatida cuestión de quién será vacunado y en qué orden. En su lugar y en su forma típicamente racional, simplemente dijo: "Yo también seré vacunada cuando llegue mi turno". Con lo que en realidad quiso decir: no tengamos una discusión sin sentido sobre esto.

Sin la crisis del coronavirus, Merkel podría haber utilizado su último discurso de año nuevo para reflexionar sobre su mandato de 15 años. Sin embargo, hacerlo ahora, en estos tiempos sombríos, habría sido inadecuado. El tiempo de Merkel en el cargo se definirá ahora en función de si el país tendrá éxito en la lucha contra este virus para que Alemania pueda prosperar una vez más. El éxito no está garantizado y Merkel lo sabe. Así que todavía no es el momento adecuado para hacer un balance de su mandato.

(rr/few)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema