Opinión: el alarmismo no ayuda | Alemania – Política | DW | 11.10.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania – Política

Opinión: el alarmismo no ayuda

Primero se escapó y luego fue capturado con la ayuda de otros refugiados. Desde la detención de un presunto terrorista en Leipzig, se habla mucho de fracaso policial, opina Richard Fuchs.

No, Alemania no se ha convertido en otro país en las últimas 48 horas aunque los sucesos de Chemnitz y Leipzig sin duda hayan mantenido en vilo a todo el país. La detención del sirio Jaber Albakr, de 22 años de edad, las trazas de explosivos encontrados en su vivienda, su breve fuga y la detención final fue solo posible gracias a la ayuda de otros refugiados. Todo esto conmociona al país. La política, las fuerzas de seguridad, el debate público. Todos se rompen la cabeza pensando cómo se puede aprender del caso Jaber Albakr. Un refugiado que, aparentemente y, por encargo de la milicia terrorista Estado Islámico, llevaría la desgracia y la muerte al país.

El alarmismo no es un buen servicio de seguridad

Con rapidez se alza la espada de la culpabilidad en debates como este, al igual que la espada de las máximas exigencias. Mientras que unos tildan de diletantismo y fracaso a la policía sajona, otros ponen ahora a todos los refugiados bajo sospecha. La exigencia de más autorizaciones para las fuerzas de seguridad y servicios de seguridad es muy clara. Pone de manifiesto el deseo de una transparencia íntegra de todas las biografías de los refugiados. Independientemente de la demanda y si esta está justificada, el tono es penetrante.

Muchos ahora creen con razón que Alemania se libró por poco de un ataque terrorista. Y de esto precisamente se trata ahora en este acalorado y en gran parte innecesario debate. Los detractores de la canciller Angela Merkel (CDU) siempre supieron que con la migración de refugiados también viajaría el terrorismo. El caso más reciente es para ellos solo la punta del iceberg. Desde el otro espectro político se intenta crear una saga de héroes: solo con la intervención intrépida de un grupo de jóvenes sirios se pudo detener a Albakr. Por un lado, prejuicios y hasta racismo que roza la islamofobia y, por el otro, nuevos héroes y mitos. ¿Qué nos dice todo esto sobre el estado de nuestra sociedad?

Fuchs Richard Kommentarbild App

Richard Fuchs, corresponsal de DW en Berlín.

El veneno de los terroristas surte efecto

Quien contemple con sobriedad el florecer de este debate, y la sobriedad fue hace mucho una virtud, puede comprobar que aquí reina la excitación permanente. El alarmismo pertenece al negocio político. Definitivamente no es el tono de las buena prácticas. Quien, tras posibles o fracasados ataques, no exija nada extremo, reacciona de forma poco patriótica. Quien no demande cambios radicales y políticos, no reconoce, en opinión de muchos, la gravedad de la situación. ¡Pero no es así de ninguna manera!

Quien se excite permanentemente, le roba a la abierta y valiente democracia su miembro de vínculo más importante: la confianza. Porque sin esta confianza, ni las fuerzas de seguridad ni los ciudadanos podrán lidiar con el peligro terrorista. Sin confianza en su propia vida, los "héroes de Leipzig” no hubiesen detenido al presunto terrorista compatriota. Sin confianza pronto no habrá nadie más que defienda la democracia, el Estado de derecho y la Constitución. Donde no haya confianza, se anidará el veneno del pánico terrorista. Primero en las cabezas, después con los hechos y, en última consecuencia, con atentados. Pero, ¿cómo se evita que en lugar de "atención" y "confianza", "la situación apocalíptica" y "el fatalismo" se conviertan en breve en la melodía de esta nación?

Atención y confianza

Simplemente no dejándonos acaparar por el terror. Ni en nuestros pensamientos ni en nuestras acciones. Esto tendría muchas ventajas. La más importante: las leyes antiterroristas y las acciones eficaces contra el peligro de terroristas islamistas se deciden mejor con la cabeza bien fría. El ánimo acalorado y la histeria actual solo reducen la libertad y los derechos de todos. Cuanto antes comprendamos esto, antes tendremos de nuevo serenidad. Y muchos se sorprenderán, pero también nuestra seguridad interna.

Autor: Richard Fuchs

Si desea leer el texto en alemán, por favor, acceda al enlace.

DW recomienda