Ola de frío deja más de 100 muertos en Rusia | Europa | DW | 26.12.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Ola de frío deja más de 100 muertos en Rusia

Temperaturas han descendido hasta los -60 grados Celsius en Siberia. Se habla del invierno más gélido de las últimas décadas en ese país.

En Rusia hablan del invierno más duro de las últimas décadas.

En Rusia hablan del invierno más duro de las últimas décadas.

Las cifras no paran de crecer y demuestran a plenitud cuán grave es el problema. Hasta el martes 25.12.2012, las autoridades rusas sumaban 123 personas fallecidas como consecuencia del duro invierno que vive Rusia, que ya muchos se apuran en calificar como el más frío de los últimos 50 años.

Esos números podrían aumentar según los expertos, quienes piensan que debe haber muchos más muertos que no han entrado a las cifras oficiales, debido a las dificultades que entraña llevar un conteo de esta naturaleza en situaciones tan adversas. Se teme que los sin casa y personas que no cuentan con una calefacción adecuada en sus hogares puedan engrosar las estadísticas.

El crudo invierno ruso.

El crudo invierno ruso.

Además, al menos 880 personas siguen hospitalizadas, de un total de 1.700 que pidieron ayuda en los hospitales, debido a problemas de salud derivados del frío. Tan solo el lunes 24.12.2012 murieron siete personas. Ese día los termómetros marcaron hasta -30 grados en algunas zonas, como el aeropuerto de Moscú y los alrededores de la capital rusa. En áreas extremas de Siberia la situación es aún más grave.

Muchos de los muertos son mendigos o personas sin hogar que no han tenido dónde refugiarse, lo que ha acrecentado las críticas contra las autoridades por la falta de albergues. De todas formas lo peor, dicen los meteorólogos, ya habría pasado, pues se prevé en los próximos días un incremento significativo en las temperaturas, al menos para Moscú. Eso no significa que todo esté tranquilo: las autoridades alertaron sobre los peligros que implica eso, pues pueden desprenderse estalactitas de hielo de los tejados y caer a las calles.

En la república de Tuva, en el sur de Siberia, continúan las reparaciones en una central de calefacción. Un avión de protección civil llevó decenas de estufas a la región en la frontera con Mongolia en la que las temperaturas bajan desde hace días hasta los -40 grados. El jefe de gobierno local, Sholban Kara-ool, pidió a Moscú fondos extra para construir una nueva central que aguante mejor la dureza del invierno.

Autor: Agencias
Editor: Diego Zúñiga

DW recomienda