Ohio levantó prohibición de consumir agua corriente | El Mundo | DW | 04.08.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Ohio levantó prohibición de consumir agua corriente

En Ohio, Estados Unidos, levantaron la prohibición de consumir agua corriente. Las autoridades habían hecho sonar la alarma, advirtiendo a los lugareños que sus niveles de toxicidad podían ser demasiado altos.

Este lunes (4.8.2014) en Estados Unidos, la urbe industrial de Toledo levantó la prohibición de consumir agua corriente. Durante el fin de semana previo, las autoridades hicieron sonar la alarma, advirtiendo a los lugareños que sus niveles de toxicidad podían ser demasiado altos. Michael Collins, alcalde de esa ciudad –la cuarta más grande de Ohio–, informó que ninguna de las seis pruebas realizadas en la madrugada de este 4 de agosto arrojó resultados amenazantes para la salud pública. “Nuestra agua es segura”, enfatizó Collins.

Se cree que la peste de algas en el lago Erie se debe a una fuga de fertilizantes.

Se cree que la peste de algas en el lago Erie se debe a una fuga de fertilizantes.

La prohibición de ingerir agua corriente se impuso el sábado (2.8.2014) y afectó a 500.000 residentes de Toledo y de los suburbios que la rodean. Las pruebas efectuadas en una planta de tratamiento apuntaban a que la concentración de microcistinas en el agua estaba por encima de los estándares vigentes para el consumo general. Al entrar en el sistema digestivo humano, estas bacterias pueden afectar el funcionamiento del hígado y generar irritaciones, reacciones alérgicas, náusea, diarrea y vómitos. Se cree que las algas florecieron extraordinariamente debido al exceso de fósforo y nitrógeno en el lago Erie, causado a su vez por una fuga de fertilizantes.

El gobernador de Ohio, John Kasich, llegó al punto de declarar el estado de emergencia. A la población se le recomendó no tomar agua corriente, ni cepillarse los dientes ni lavar los utensilios de cocina con ella. El agua de consumo público llegó embotellada y transportada por numerosos camiones desde los estados vecinos. Mientras tanto, la Guardia Nacional de Ohio empleó sistemas de purificación para producir agua potable. Ohio no fue el único estado afectado por esta crisis sanitaria; también en el estado vecino de Michigan se activaron estaciones de agua para satisfacer las necesidades de 300.000 personas.

ERC ( AP / AFP )

DW recomienda

Publicidad