OCI: “Jerusalén es nuestra línea roja” | El Mundo | DW | 13.12.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

OCI: “Jerusalén es nuestra línea roja”

La Organización de Cooperación Islámica se reúne este 13 de diciembre para responder a la nueva política del Gobierno estadounidense de cara al estatus de Jerusalén, ciudad sagrada para judíos, musulmanes y cristianos.

El añejo conflicto entre palestinos e israelíes volvió a caldearse el pasado miércoles (6.12.2017), cuando la Casa Blanca se refirió a Jerusalén como la capital de Israel y anunció el traslado de la embajada estadounidense a esa ciudad. Desde entonces, milicias palestinas han lanzado varios proyectiles hacia Israel y el Ejército de esta nación ha respondido con bombardeos de represalia sobre Gaza. Este martes (12.12.2017), el presidente de Irán, Hasán Rohaní, y los Guardianes de la Revolución le ofrecieron respaldo a los movimientos de resistencia palestina para que comenzaran una tercera “intifada”, o levantamiento popular.

Pocas horas después, el ministro de Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavusoglu, informó que la Organización de Cooperación Islámica (OCI) emitiría un mensaje fuerte sobre la nueva política estadounidense de cara al estatus de Jerusalén. “Nuestra posición sobre Jerusalén es muy clara: defendemos un Estado palestino dentro de las fronteras de 1967 y con Jerusalén Oriental como su capital. Este mensaje estará en la declaración de la cumbre de mañana”, dijo Çavusoglu. Atendiendo a la convocatoria del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, la OCI celebra una reunión extraordinaria en Estambul este miércoles (13.12.2017).

Hasta ahora es Erdogan quien ha hecho las declaraciones más contundentes. El “hombre fuerte” de Ankara calificó a Israel como un “Estado terrorista” y un país de “infanticidas”, instó a todos los países del mundo a reconocer a Jerusalén como la capital de Palestina y le exigió a Estados Unidos que revirtiera su decisión de mudar su embajada de Tel Aviv a la milenaria ciudad, subrayando que “Jerusalén es nuestra línea roja”. La moción del Ejecutivo de Trump viola el consenso existente en la comunidad internacional, que consiste en esperar a que el estatus de la ciudad se determine en negociaciones directas entre israelíes y palestinos.

La OCI, presidida este año por el jefe de Estado turco, está integrada por 57 países y se entiende como “la voz
colectiva del mundo musulmán”, aunque desde hace mucho tiempo se muestra dividida y es considerada poco efectiva. En la cita de Estambul están representados al menos 48 de los Estados miembros. Entre ellos figuran los presidentes de Afganistán, Azerbayán, Indonesia, Irán y Somalia, los emires de Qatar y Kuwait, el rey Abdalá II de Jordania, los ministros de exteriores de Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Marruecos y Kazajistán, el viceministro de Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos y el ministro de Asuntos Islámicos de Arabia Saudita.

El presidente palestino, Mahmud Abbas, del partido Al Fatah, y representantes del movimiento rival, el islamista Hamas fueron invitados por Erdogan. Rusia ha enviado a un representante como observador. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, también asiste a la cumbre en su función de secretario general del Movimiento de Países No Alineados, un organismo observador de la OCI.    

ERC ( dpa / EFE / AP )

DW recomienda

Publicidad