Obama: ″el debate sobre la NSA era necesario″ | El Mundo | DW | 20.12.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Obama: "el debate sobre la NSA era necesario"

En conferencia de prensa, el mandatario estadounidense dijo que toma muy en serio las recomendaciones de expertos sobre la NSA. Afirmó que las filtraciones de Edward Snowden han causado "daño innecesario" a EE.UU.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró que se toma "muy en serio" las 46 recomendaciones que le ha hecho un panel sobre los programas de vigilancia de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) cuya magnitud ha causado indignación internacional.

"Me tomo esto muy en serio, porque es un debate que debíamos tener", dijo Obama en su última rueda de prensa del año, en la Casa Blanca.

Aunque reiteró que no anunciará de forma definitiva hasta enero qué recomendaciones se adoptan de inmediato y cuáles son desechadas o necesitan más estudio, el mandatario adelantó que una de sus conclusiones es que la comunidad internacional necesita más "confianza" en las salvaguardias que rodean estos programas.

¿Amnistía para Snowden?

Obama aseguró además ser consciente de que "tenemos muchas leyes y controles y salvaguardias" que controlan estos programas para defender la privacidad de los ciudadanos estadounidenses, pero que "hemos tenido menos restricciones en términos de lo que hacemos a nivel internacional".

El mandatario no quiso revelar su opinión sobre la posibilidad de estudiar una amnistía para el desencadenante de la crisis internacional con sus filtraciones sobre la NSA, el informante Edward Snowden, dejando la cuestión en manos del fiscal general y de la corte que eventualmente debería estudiar los cargos que se le han impuesto por revelar esta información.

Sí dejó claro sin embargo que sigue convencido de que las filtraciones de Snowden le han hecho un "daño innecesario" al país puesto que, dijo, hay otros países que sí cometen violaciones de privacidad de sus ciudadanos y represión de la prensa entre otros y que "ahora pueden actuar desde afuera como si fuera Estados Unidos el que tiene un problema cuando se habla de vigilancia e inteligencia".

No más sanciones contra Irán

Obama confirmó su rotunda oposición a que el Congreso imponga en estos momentos nuevas sanciones a Irán porque no son necesarias y además, advirtió, afectarían el delicado clima de negociaciones.

"Si vamos en serio en materia de negociaciones, tenemos que crear un ambiente en el que Irán se muestre dispuesto a avanzar en formas que le resultan incómodas y que son contrarias a su ideología, su retórica y sus instintos y sospechas respecto a nosotros", explicó Obama en su última rueda de prensa del año.

"Y no ayudamos a ponerles en una posición que nos permita resolver esto si realizamos este tipo de acción" como nuevas sanciones, insistió.

Ya la víspera la Casa Blanca había amenazado con vetar cualquier acción en este sentido, después de que un grupo de senadores presentara un proyecto que implica sanciones más duras en el caso de que Irán no cumpla con el acuerdo de transición negociado el mes pasado.

Obama achacó la insistencia legislativa a intereses políticos -"queda bien dar una imagen de dureza frente a Irán", comentó- pero recordó que todavía hay sanciones en vigor y que en caso de que Teherán no cumpla su parte se pueden aprobar nuevas medidas "en un santiamén".

"No creo que a los iraníes les quepa duda alguna de que el Congreso estaría más que feliz de aprobar más sanciones. Podemos hacer eso en un día, en un santiamén", recordó.

El acuerdo alcanzado en noviembre en Ginebra prevé que Teherán congele en los próximos seis meses partes de su programa atómico. Como contrapartida, se levantarán algunas sanciones.

Occidente sospecha que Irán quiere fabricar armas atómicas. Teherán, en cambio, afirma que su programa nuclear sólo tiene fines pacíficos.

EL(dpa, EFE)

Publicidad