Numerosas ciudades alemanas recuerdan la noche del pogromo de 1938 | Alemania | DW | 09.11.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Numerosas ciudades alemanas recuerdan la noche del pogromo de 1938

Numerosas ciudades alemanas recordaron la tristemente célebre "noche de los cristales rotos", que dio paso a la persecución sistemática de los judíos durante el Tercer Reich y condujo al Holocausto.

Alfred Grosser pronuncia su discurso en Fráncfort del Meno.

Alfred Grosser pronuncia su discurso en Fráncfort del Meno.

“Lo decisivo es cómo es asumida la historia y la memoria por las jóvenes generaciones”, dijo la presidenta del Consejo Central de los Judíos, Charlotte Knobloch, aludiendo a que pronto dejará de haber testigos de la dictadura nazi.

Con servicios religiosos, conciertos y ceremonias en numerosas ciudades alemanas se recordó la noche del 9 de noviembre de 1938 cuando unas 1.400 sinagogas fueron incendiadas, los comercios de ciudadanos judíos fueron saqueados y sus escaparates destruídos. Muchas viviendas de judíos fueron pasto de las llamas. Cientos de personas perdieron la vida aquella noche siniestra hace 72 años, que dio paso a la sistemática persecución de los judíos en Alemania y Europa y condujo finalmente al Holocausto.

“Las ceremonias no tienen ningún sentido por sí mismas. Pero son un recordatorio de que la democracia y la libertad, la convivencia respetuosa y entre iguales es una responsabilidad común”, advirtió Knoblauch. La representante de la comunidad judía recordó que la democracia depende del valor cívico, del coraje ciudadano para denunciar toda anomalía, toda agresión, aludiendo al racismo y la hostilidad hacia los extranjeros por parte de grupos de extrema derecha.

Szene aus der Kinderoper Brundibar

Escena de la ópera Brundibár.

En Berlín se representa ópera de víctima de Auschwitz

También el alcalde de Berlín, Klaus Wowereit exhortó a la población a mostrar valor cívico y no quedarse callada ni con los brazos cruzados. “La discriminación, la dictadura y el antisemitismo nunca deben volver a tener cabida en la sociedad”, dijo el político socialdemócrata durante una ceremonia organizada por la comunidad judía de Berlín. Los asistentes presenciaron una reinterpretación de la ópera infantil “Brundibár”, (El abejorro), compuesta por el checo Hans Krása que murió en Auschwitz. Entre 1942 y 1944 la ópera fue interpretada en secreto unas 55 veces en el campo de concentración de Theresienstadt, lo que ayudó a transmitir una sensación de normalidad a los niños deportados a dicho lugar.

En la ciudad de Rostock, a orillas del mar Báltico, el rabino William Wolff recordó la destrucción de la sinagoga de la ciudad, así como a las víctimas del Holocausto. Durante una ceremonia en el cementerio judío, la comunidad depositó ofrendas florales, mientras el rabino pronunció la antigua oración de Kaddish. El coro de la comunidad judía de Schwerin, ciudad al norte de Alemania entonó cánticos judíos tradicionales.

Rabbinerin Alina Treiger Flash-Galerie

Alina Treiger, la primera rabina en Alemania desde la postguerra.

Alemania tiene una nueva rabina

En Delmenhorst, localidad situada en el noroeste de Alemania, cerca del puerto de Bremen, la rabina Alina Treiger urgió a no dejar de recordar el asesinato de millones de judíos durante la Alemania nazi, aludiendo a los jóvenes. “Quien divulga lo que sabe, divulga también el dolor y con ello apela a la compasión humana”, dijo.

Treiger de 31 años, que se convirtió la semana pasada en la primera rabina ordenada en Alemania desde el Holocausto, apeló durante su primera aparición en público a apoyar el resurgimiento de la comunidad judía en Alemania. “Pese al dolor por las víctimas hay una nueva esperanza de que resurja una nueva vida judía y una creciente comunidad en Alemania”.

Alfred Grosser

El sociólogo e historiador francés, Alfred Grosser.

Críticas a Israel

Durante una ceremonia en Fráncort del Meno, el sociólogo e historiador francés de origen alemán Alfred Grosser, sostuvo su postura crítica hacia Israel que le valió numerosas recriminaciones de miembros de la comunidad judía en Alemania. “Los derechos humanos son irrenunciables”, dijo. “Es particularmente deplorable cuando las democracias los violan, pues ellas tienen una particular responsabilidad para con su defensa”, señaló.

Nacido en Fráncfort del Meno en el seno de una familia judía, Grosser tuvo que emigrar a Francia huyendo del nazismo. El intelectual de 85 años se negó a hablar de una culpabilidad colectiva por parte de los alemanes durante el Tercer Reich. “Hubo muchos más ciudadanos que ayudaron a los judíos perseguidos de lo que se sabe”, destacó Grosser.

El vicepresidente del Consejo Central de los judíos, Dieter Graumann dijo que la comunidad judía vive en una atmósfera de seguridad como nunca antes en Alemania, sin embargo reconoció que sigue habiendo problemas como las apariciones en público de partidos de ultraderecha como el NPD, así como el antisemitismo que sobre todo se observa entre los jóvenes musulmanes. El representante judío pidió una prohibición para el partido ultraderechista y una actuación más enérgica contra el odio que manifiestan algunos grupos musulmanes.

Autora: Eva Usi/ Dpa/ Epd

Edición: Pablo Kummetz

DW recomienda

Publicidad