Nuevos recortes afectan a jubilados griegos | Europa | DW | 01.09.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Nuevos recortes afectan a jubilados griegos

Más de 150.000 jubilados griegos verán este mes reducidos nuevamente sus ingresos, con el recorte de hasta el 35 por ciento de las pensiones suplementarias, dentro de la reforma aprobada el pasado mayo a petición de los acreedores internacionales. Ya en agosto otros 67.000 jubilados habían sufrido recortes de sus pensiones suplementarias en hasta un 10 por ciento.

Los recortes afectarán a todas las personas que perciban pensiones superiores a los 1.300 euros mensuales brutos, entre la prestación regular y la suplementaria, lo que supone el 25 por ciento de los jubilados. Los más afectados serán los antiguos empleados de bancos, que verán sus pensiones suplementarias reducidas en un 35 por ciento. Los recortes tendrán efecto retroactivo a partir del mes de junio.

Desde el inicio de la crisis en 2009 las pensiones griegas han sufrido doce tijeretazos que las redujeron una media del 30 por ciento. La actual pensión media es de 665 euros mensuales brutos. La reforma de pensiones aprobada en mayo pretende ahorrar 1.800 millones de euros anuales (1 por ciento del PIB) con el objetivo de hacer sostenible el sistema de la seguridad social griego.

Incluye una serie de recortes que afectaron a los jubilados de forma desigual. Algunos afectaron a todos los jubilados sin distinción, como el incremento de la cotización a la seguridad social del 3 por ciento al 6 por ciento, mientras que otros solo atañen a las pensiones más altas. Además, el tope de la pensión -la suma de la principal y la suplementaria- se redujo de 3.680 euros mensuales brutos a 3.000, y el máximo de la pensión principal de 2.730 euros mensuales brutos a los 2.270.

En Grecia la mayoría de las personas reciben dos pensiones cuando se jubilan, una regular y una segunda, basada en contribuciones a cajas profesionales, a la que en algunos casos se suma una parte estatal. Además, la reforma incrementó la edad de jubilación de 65 a 67 años, estableció una pensión mínima garantizada de 384 euros, unificó las 13 cajas de pensiones en una e introdujo normas de cotización uniformes del 26,95 por ciento de los ingresos imponibles para todos los colectivos. (EFE)

Publicidad