Nuevo auge de América Latina por materias primas | América Latina | DW | 15.04.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Nuevo auge de América Latina por materias primas

Cobre y litio de Chile, hierro de Brasil y oro de Perú: la industria alemana apuesta cada vez más por Sudamérica para abastecerse de materias primas, y el sector político busca lograr cooperaciones con esa región.

La iniciativa alemana comenzó a principios de 2013 con la participación de la canciller, Angela Merkel, en la cumbre UE-CELAC, en Santiago de Chile, para promover una asociación igualitaria de intereses con América Latina. Hasta ese momento, el interés de Merkel por Latinoamérica era más bien escaso, ya que, desde la asunción de su cargo en 2005, realizó un único viaje a la región. Tres meses más tarde se produce un tercer encuentro a alto nivel: este lunes, 15 de abril, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, inaugura la 13ª Conferencia Latinoamericana en Berlín.

Grandes sumas para nuevos descubrimientos

Chile y Brasil son dos de los ocho países mineros más importantes del mundo. Junto con Canadá, EE. UU., Australia, Sudáfrica, China y Rusia producen el 50 por ciento de todos

Angela Merkel, con Enrique Peña Nieto y Sebastián Piñera, in Chile.

Angela Merkel, con Enrique Peña Nieto y Sebastián Piñera, in Chile.

las materias primas del globo. “Tanto Chile y Brasil como Perú son emplazamientos atractivos actualmente debido a que se trata de países con estables políticamente y con un alto potencial de recursos”, explica Peter Buchholz, director de la Agencia Alemana para las Materias Primas (DERA, por sus siglas en alemán). La alta concentración de recursos en pocos países hace que la estabilidad política sea un factor decisivo para los mercados.

El auge del boom parece no tener fin, especialmente, en lo que a metales se refiere: además de cobre, litio y hierro, el subcontinente dispone de grandes yacimientos de zinc y plomo, así como de diversos elementos para aleaciones y acabado de metales, como el cromo, el manganeso, el níquel y el molibdeno. Entretanto, un 25 por ciento de las inversiones globales para la exploración de nuevos yacimientos metalíferos desembocan, según la DERA, en América Latina. Solo en América del Norte se invierte algo más, un total de cerca de un 26 por ciento. “África se lleva solo un 15 por ciento de esas inversiones”, dice Buchholz. “Esas cifras explican la importancia de América Latina para el sector minero”, añade.

En noviembre de 2012, una encuesta de la Asociación Alemana de la Industria (BDI), reveló que Brasil, China y EE. UU. son los tres proveedores más importantes de materias primas a empresas alemanas. También Chile y México están entre los diez primeros países exportadores.

Alemania se enfrenta a la concurrencia china

Sin embargo, “Alemania depende, de hecho, de los mercados tradicionales de materias primas”, subraya Buchholz. La competencia la constituyen, por ejemplo, Canadá,

Plataforma petrolera de Petrobras, en Brasil.

Plataforma petrolera de Petrobras, en Brasil.

Australia, EE. UU. y, sobre todo, China”. El país asiático se convirtió en uno de los socios más importantes de Brasil, Chile y Ecuador, e invierte fuertes sumas en la extracción de recursos. Las grandes mineras alemanas, por el contrario, se decidieron a abandonar la explotación en los años 90 debido a los bajos precios. No fue sino hasta 2003 que intentaron recuperar terreno.

A causa de la falta de compromiso en cuanto a cooperaciones con los países proveedores, para las compañías alemanas, muchas de esas riquezas minerales se han transformado exclusivamente en un producto comercial, con lo cual su influencia en el precio es cada vez menor. Según informa la Oficina Federal de Ciencias Geológicas, los costos aumentaron un 25 por ciento en 2011, en comparación con años anteriores, a pesar de que las cantidades importadas siguieron siendo casi las mismas.

El relevamiento del BDI, por su parte, reveló que un 61 por ciento de los empresas encuestadas desea más apoyo del sector político es esa área. Grandes compañías alemanas, como ThyssenKrupp, Bayer, Bosch, VW y BMW formaron hace un año una alianza estratégica para las materias primas, y ya registran sus primeros logros. Desde comienzos de 2013, el Gobierno alemán reforzó las garantías de crédito para proyectos en torno a materias primas. Además, se crearon “asociaciones de países productores de materias primas”, con lo que se allanará el camino hacia contratos de abastecimiento con las firmas germanas.

Peligros para el ser humano y para el medioambiente

Como contraparte, hay organizaciones no gubernamentales que observan con escepticismo la nueva avidez global por las riquezas del suelo: “Como consecuencia de

Mina de hierro en el Valle del Río Dulce, en Carajas, Brasil.

Mina de hierro en el Valle del Río Dulce, en Carajas, Brasil.

la minería indiscriminada se contaminan cada vez más los ríos y las capas de aguas subterráneas, así como el aire”, criticó Pirmin Spiegel, director de la Obra Episcopal Católica Misereor durante la presentación del estudio “Del hierro al automóvil”. Realizado a fines de 2012 en conjunto con Pan para el Mundo y el Foro de Políticas Globales, la investigación documenta las condiciones que caracterizan a la explotación minera y la cadena de abastecimiento en el sector de las materias primas.

En vista de violaciones a los derechos humanos y laborales, los responsables del estudio exigen que se controle de manera más estricta a las empresas. “El Gobierno alemán y la Unión Europea deben comprometer a las compañías a proveer de información transparente acerca de los flujos de pago, así como a presentar certificados de proveniencia de las materias primas”, señala Cornelia Füllkrug-Weitzel, presidenta de Pan para el Mundo. Según ella, tanto activistas de los derechos humanos como del medioambiente son interlocutores ineludibles si se quieren lograr lineamientos políticos aplicables en el futuro, y el Gobierno alemán también debe tomar de ellos su orientación para desarrollar su economía externa, así como las negociaciones con los países productores de materias primas.

Autora: Astrid Prange/ Cristina Papaleo

Editor: José Ospina Valencia

DW recomienda