Nuevo alcalde de Estambul: un mensaje ″contra el populismo″ | El Mundo | DW | 29.07.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Entrevista

Nuevo alcalde de Estambul: un mensaje "contra el populismo"

El kemalista de centroizquierda Ekrem Imamoglu es la nueva estrella de la política turca. En entrevista con DW, el nuevo alcalde de Estambul habló sobre su visión y sobre el secreto de su éxito.

Hace ya un mes que Ekrem Imamoglu tomó posesión de su cargo como alcalde de Estambul (27.6.2019), pero la fascinación que el socialdemócrata despierta entre compatriotas y observadores extranjeros no se ha disipado todavía. La manera en que Imamoglu y su Partido Republicano del Pueblo (CHP) llegaron al poder en la ciudad más poblada de Turquía –pese a los obstáculos puestos por el "hombre fuerte” de Ankara, Recep Tayyip Erdogan, y el gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP)– sigue siendo objeto de admiración.

Cuando el kemalista de centroizquierda ganó las elecciones municipales del 31 de marzo de 2019 por un estrecho margen de aproximadamente 13.000 votos, el Consejo Electoral Superior de Turquía (YSK) impugnó los resultados y anuló los comicios. Tras la repetición de las elecciones el 23 de junio, Imamoglu revalidó su victoria con una ventaja mucho mayor –800.000 votos– sobre su rival principal, el exprimer ministro del AKP Binali Yildirim. DW habló con el político de 49 años sobre su visión y el secreto de su éxito.

Deutsche Welle: Hasta el 31 de marzo, pocos creían posible que los islamistas pudieran ser despojados de la alcaldía de Estambul: el AKP llevaba las riendas de la ciudad desde hacía un cuarto de siglo. ¿Cuál fue el factor decisivo para que usted y el CHP triunfaran en los comicios municipales de ese día?

DW Still aus Video | Ekrem Imamoglu, Bürgermeister von Istanbul (CHP) (DW/B. Mumay)

Ekrem Imamoglu asumió su cargo como alcalde de Estambul el 27 de junio de 2019.

Ekrem Imamoglu:Nosotros teníamos el oído en las calles; sabíamos lo que la gente pensaba, sentía, necesitaba. En ese sentido me fueron de gran ayuda las experiencias que acumulé durante cinco años como alcalde del municipio Beylikdüzü, en el lado europeo de Estambul, a orillas del mar de Mármara. Con apenas 350.000 habitantes, Beylikdüzü está lejos de ser una metrópoli; pero mi trabajo local allí me permitió entender lo que mueve a la gente. Ese conocimiento lo usé en la campaña electoral de este año.

La participación electoral fue muy alta: alrededor del 84 por ciento. ¿Qué llevó a tantas personas a las urnas?

Por un lado, la gente creía que podría cambiar la situación política de Turquía votando. Y, cuando los comicios del 31 de marzo fueron anulados, a muchos los embargó la sensación de que esa injusticia debía ser corregida democráticamente. La gente quería demostrar entereza y enfrentar a las corrientes antidemocráticas que circulan en Turquía. Por otra parte, después de la elección del 31 de marzo se hizo evidente que teníamos una base electoral significativa que podía ser ampliada. De hecho, yo creía que obtendría más votos el 23 de junio.

Estos son tiempos de creciente polarización política, también en Turquía. Usted obtuvo el respaldo de los partidos más disímiles por ser un hombre polifacético: religioso y de familia conservadora, pero con un estilo de vida secular; experto en la administración de empresas, pero dispuesto a marchar el 1 de mayo para reivindicar los derechos de los trabajadores. Sus opositores no dudan en tildarlo de ‘veleta'. ¿Cómo definiría usted su posición política?

Yo soy mi propio programa. Al analizar las circunstancias políticas yo me concentro ante todo en los hechos. Yo no sigo a nadie ideológicamente. Cuando el objetivo es defender los derechos de un trabajador, lo hago. Cuando quiero explorar mi espiritualidad, lo hago; esa es mi decisión individual. Creo que buena parte de la opinión pública ha visto que soy un hombre sincero. Quienes intentan desarrollar programas políticos a partir de perspectivas de vida determinadas no entienden mi posición y probablemente no la entenderán jamás.

‘Quien gobierna en Estambul, gobierna en Turquía'. Esa es una expresión atribuida a Erdogan. ¿Ve usted en su elección como alcalde de Estambul un indicio de que las cosas empiezan a cambiar en todo el país?

Las elecciones municipales de 2019 son un hito importante. Pero ellas solo pueden ser el inicio de un largo proceso. Para poder disfrutar de un éxito realmente duradero debemos estar conscientes de nuestros desafíos como oposición. Como oposición, debemos tener éxito a escala local y comunal. Desde luego, para mí, nuestro triunfo trasciende las fronteras turcas porque el mensaje de ese triunfo es uno contra el populismo que causa estragos en el mundo. Una persona que se pone a sí misma por encima de la ley es un problema en cualquier país, bajo cualquier sistema político y en cualquier momento. Admito, por cierto, que mi confianza en la democracia turca nunca flaqueó…

…Mucha gente ha depositado grandes esperanzas en usted y clama porque usted no se limite a ser el alcalde de Estambul. ¿Aspirará usted a la presidencia de Turquía en 2023?

Yo no soy amigo de los cultos de personalidad en la política. De momento, mi única ambición es propiciarle un futuro auspicioso a Estambul. Una Estambul próspera también es buena para una Turquía próspera.

Bülent Mumay (erc/ers)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

 

DW recomienda