Nueve meses más tarde: los bebés del Mundial. | Así es Alemania | DW | 18.02.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Así es Alemania

Nueve meses más tarde: los bebés del Mundial.

Alemania descubre la solución a sus bajos índices de natalidad: un Mundial de Fútbol al año y las cifras se recuperarían en poco tiempo. Y es que no hay nada como la felicidad del balompié para animar al cuerpo.

El fútbol tendrá nuevos aficionados como este pequeño ecuatoriano.

El fútbol tendrá nuevos aficionados como este pequeño ecuatoriano.

Quien visitó por primera vez Alemania durante el "sueño de verano" de aquél todavía cercano pero ya mítico Mundial de Fútbol 2006, podría pensar que éste es un país de almas en plenitud que regalan sonrisas por doquier. Y no es que los alemanes sean antipáticos. Es que la explosión de buenos sentimientos y amor a la fiesta junto al prójimo se vivió durante los pasados junio y julio con una intensidad fuera de lo normal. Por lo menos de lo que puede considerarse normal haciendo referencia a tierras teutonas.

BdT Deutsche Fans Tor WM 2006

Mar de emociones.

Sin embargo, todo apunta a que el amor al prójimo superó la mera sonrisa. Las clínicas alemanas se preparan para acoger el baby boom que se espera llegue el próximo abril. Y no es casualidad, dicen los médicos, que la avalancha de nacimientos vaya a producirse justo nueve meses después del evento que enamoró a toda Alemania.

Engendrando niños al ritmo del balón

WM 2006 - Deutsche Fans in Stuttgart

Enamorados del fútbol: los años en que Alemania se proclamó campeona.

Alguien detestó al fútbol alguna vez por ser el deporte que debía mantener ocupadas a las masas mientras la política seguía su curso sin ellas. De esta premisa tomaron buena nota la canciller alemana, Angela Merkel, y su Gobierno de la gran coalición, y se apresuraron a aprobar todo lo aprobable mientras los alemanes estaban entretenidos con el balón… ¿sólo con el balón?

Quizás fue que una cosa lleva a la otra y con la alegría de los partidos todo se confunde y cada cual acaba en una cama que no es la suya. Quizás ocupasen todos sus propias camas, pero sin olvidar que estaban acompañados. Quizás la euforia futbolística no hace sólo perder el interés por la política sino que a la vez resta importancia al uso de anticonceptivos. Pero la mayoría estima que el baby boom procede más bien de la frecuencia, animada por un estado de felicidad provocado a su vez por el ambiente de algarabía y pasión mundialista.

Todo por una sonrisa

WM Bilder des Tages, Fußball, WM 2006, Deutschland - Schweden, Deutsche Fans, 24.06.2006

Enamoradas del fútbol: las mujeres sostienen la bandera.

El caso es que durante el tiempo que duró el Mundial se engendraron en Alemania más niños de lo normal. Así, la canciller, Angela Merkel, y sus compañeros de Gobierno mataron dos pájaros de un tiro: aprobaron lo que querían aprobar sin escuchar excesivas protestas y se hizo algo por mejorar las demacradas cifras de natalidad germanas.

Cuántos bebés exactamente serán "hijos del Mundial 2006" no se sabe todavía. Habrá que esperar hasta abril. "Las cifras concretas del baby boom las tendremos dentro de unos meses. Pero nuestros cursos de preparación al parto están saturados", asegura Rolf Kliche, director de la Clínica de Maternidad Dr. Koch en Kassel, a una revista médica.

De toda esta historia los alemanes deberían haber aprendido algo: ¡sonrían, señores! Porque funciona…

DW recomienda