Nuevas fronteras: fabricantes de automóviles alemanes tienen la vista puesta en África | Economía | DW | 06.01.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

Nuevas fronteras: fabricantes de automóviles alemanes tienen la vista puesta en África

Más y más gente y pocos coches nuevos. Los fabricantes alemanes esperan poder vender muchos coches en África en el futuro. Hasta entonces, hay algunos obstáculos que superar.

En lo que respecta coches, África es solo un mercado muy pequeño e insignificante en comparación con China. Pero eso no es razón para ignorar la región, según la Asociación Alemana de la Industria Automotriz (VDA). China, también, fue una vez muy insignificante para los fabricantes de automóviles. Hoy en día, por otro lado, si quieres tener éxito, tienes que vender principalmente en China.

Los fabricantes de automóviles alemanes quieren invertir en África

"Todo gran mercado tiene un comienzo pequeño", dice Kurt-Christian Scheel de la Asociación Alemana de la Industria Automotriz (VDA). Al fin y al cabo, en África se siguen registrando altas tasas de crecimiento y los mercados automovilísticos no están saturados como en los países industrializados. Además, cada vez más gente vive en las ciudades, lo que también aumenta la necesidad de transporte, dice Kappel. "Se puede asumir que la demanda aumentará significativamente".

A primera vista, el potencial para los fabricantes de automóviles parece enorme. Actualmente, solo 44 de cada 1.000 africanos tienen un coche. En comparación, en Europa la cifra es de 602, y en EE.UU. hasta 830. Dado que el 17% de la población mundial, o más de 1.300 millones de personas, viven en África, esto significa que incluso en términos absolutos muy pocos tienen su propio coche. Visto de esta manera, el continente tiene un inmenso potencial para la venta de coches.

Si no fuera por el tema del poder adquisitivo. Ya hay una clase media, dice el economista Robert Kappel de la Universidad de Leipzig. Abarca unos 300 millones de personas, según datos del Banco Africano de Desarrollo. "Pero la mayoría de ellos son de clase media baja. En realidad, no pueden permitirse coches nuevos", objeta Kappel. Esto también explica por qué alrededor del 80 por ciento de los automóviles que circulan por las carreteras de África son viejos automóviles usados de los países industrializados.

Mientras que los más de 1.300 millones de chinos compraron cerca de 21 millones coches nuevos en 2019, menos de un millón de coches nuevos se vendieron en África. El panorama tampoco es muy bueno. "Con condiciones favorables, el potencial de África es de hasta cinco millones de automóviles nuevos al año", estima Thomas Schäfer, ex director gerente de Volkswagen Sudáfrica y presidente de la AAAM.

En los países africanos se venden principalmente coches usados de los países industrializados

En los países africanos se venden principalmente coches usados de los países industrializados.

No solo la producción, sino también la movilidad en mente

Pero al igual que en los países industrializados, los fabricantes de automóviles no solo se preocupan por la producción de automóviles. "La cuestión es si el coche sigue siendo la solución del futuro o si no se trata también de nuevas formas de movilidad", dice Christoph Kannengießer de la Asociación Africana de Empresas Alemanas. Así que no se trata tanto de si una persona puede permitirse un coche, sino más bien de si una persona puede permitirse la movilidad automovilística.

En Kigali, la capital de Ruanda, VW está probando su concepto de movilidad Move. Los que no tienen coche pueden alquilar uno o hacer que un conductor los recoja, como un taxi. Alrededor de 40.000 usuarios ya han descargado la aplicación Move Ride. Volkswagen está considerando ofrecer algo similar en Ghana.

Los fabricantes africanos de automóviles son desconocidos en Europa

Sin embargo, cabe preguntarse si no tendría más sentido, desde una perspectiva africana, crear su propia producción de automóviles, como han hecho India o China, en lugar de dejar que las empresas extranjeras se lleven las ganancias. Ya existen los primeros planteamientos. En Kenia, Mobius Motors produce robustos SUV para la demanda local.

En Uganda, Kiira Motors se estableció en 2014. El 96 por ciento es propiedad del gobierno, y el resto es propiedad de la Universidad Makerere de Kampala. Hasta ahora, tiene en oferta un autobús solar, un coche eléctrico y un coche híbrido.

En Nigeria se encuentra el fabricante Innoson Vehicle Manufacturing (IVM) Y en Ghana, se fundó Kantanka Automobile en 1998. El concepto de Kantanka es comparable al de Innoson de Nigeria. La empresa se abastece de piezas prefabricadas de China. El ensamblaje final tiene lugar en la instalación de producción local. Pero todos los productores africanos tienen una cosa en común: producen pequeñas cantidades homeopáticas.

Mobius Motors produce SUVs en Kenia para el mercado local en cantidades muy pequeñas

Mobius Motors produce SUVs en Kenia para el mercado local en cantidades muy pequeñas.

Se necesita ayuda extranjera

Kappel cree que es muy difícil establecer una producción automotriz propia. Se necesita socios de cooperación, ingenieros y estructuras de ventas. El experto cree que tendría sentido que África siguiera el ejemplo de China, es decir, que estableciera empresas conjuntas con empresas extranjeras. De esta manera, podría desarrollarse una industria automovilística independiente.

"Siempre que es posible, estamos trabajando junto con los actores africanos, tanto en ventas como con proveedores, y también nos esforzamos por ampliar esto intensamente", dice Kurt-Christian Scheel de la Asociación Alemana de la Industria Automotriz.

Esto parece haberse aplicado bastante bien en Sudáfrica. Siete fabricantes internacionales han estado produciendo aquí durante décadas y han creado un panorama diverso de proveedores. Juntos, los fabricantes y proveedores emplean a más de 110.000 trabajadores.

(gg/few)

Emprendimiento digital en Mozambique

DW recomienda