Nueva ″vacuna″ contra hongos cancerígenos | Ecología | DW | 09.08.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ecología

Nueva "vacuna" contra hongos cancerígenos

Científicos de Bonn desarrollan un nuevo proceso para combatir hongos causantes de cáncer. Las llamadas aflatoxinas son producidas por el hongo Aspergillus flavus, que ataca plantíos de maíz y pistache, entre otros.

Hongo maligno se expande sobre un pedazo de pan.

Hongo maligno se expande sobre un pedazo de pan.

Investigadores de la Universidad de Bonn y del Instituto Internacional de Agricultura Tropical en Ibadan, IITA, en Nigeria, intentan combatir el hongo Aspergillus flavus con un método poco usual: "vacunan" los plantíos con una variante de aspergilus incapaz de producir toxinas. Los científicos esperan de esta forma, que el hongo benigno se imponga sobre el maligno. El equipo es respaldado además por investigadores provenientes de Arizona, Estados Unidos, que ya han logrado reducir la presencia del hongo tóxico en plantaciones de algodón hasta en un 98%.

Cancerígeno natural

Rheinische Friedrich-Wilhelms-Universität Bonn

Universidad de Bonn.

Las aflatoxinas producidas por Aspergillus flavus se encuentran entre los tóxicos naturales más cancerígenos. El hongo se reproduce en regiones cálidas y secas atacando cultivos de maní, maíz y pistache, entre otros. Las aflatoxinas liberadas por el hongo provoca cáncer en seres humanos y animales que la consumen, la mayoría de las veces sin saberlo.

A principios de la década de los 60, murieron en Gran Bretaña más de 100.000 pavos de cáncer de hígado. La misteriosa enfermedad fue provocada por harina de maní proveniente de Brasil que contenía altas cantidades de aflatoxinas, producidas por el hongo Aspergillus flavus. El hongo maligno crece en amplias regiones de América Latina, África y Asia.

Científicos creen que tal vez sea ésta la explicación a la alta tasa de mortalidad por cáncer de hígado en África. Pruebas en Togo y Benin confirman que dichas micotoxinas pueden detectarse en la sangre de un 99% de la población infantil, lo que provoca trastornos en su crecimiento.

Penizillin

Hongo benigno.

El bueno vence al malo

Fue el investigador estadounidense Peter J. Cotty, quien tuvo la idea sencilla y genial de utilizar hongos benignos, Aspergilus que no pueden producir aflatoxinas, para atacar a los malignos. Cotty reprodujo el hongo benigno en cereales que esparció en plantaciones de algodón. La variante benigna prácticamente desplazó a la otra.

Hace dos años este método fue autorizado en Estados Unidos como alternativa ecológica para combatir el hongo tóxico. Cinco kilos de semillas de cereal son suficientes para "vacunar" una hectárea, por lo que el método es económicamente accesible. "Precisamente para los países en desarrollo es el método ideal para combatir las aflatoxinas", afirma el profesor Richard Sikora, de la Universidad de Bonn.

El equipo de investigadores experimenta desde hace dos años con distintos "aislantes" naturales en busca de un ideal que garantice protección frente a las aflatoxinas. El Ministerio para la Cooperación y el Desarrollo respalda el proyecto con un total de 1,2 millones de euros hasta el 2006. Después de probar con 3.000 aislantes han encontrado algunas variantes prometedoras. Los investigadores harán sus primeros experimentos en tierras de cultivo. De tener éxito diseñarán un método para reproducir el hongo benigno para su uso masivo.