“Nos trataron como vagos o delincuentes” | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 25.07.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

“Nos trataron como vagos o delincuentes”

Por su participación en el movimiento estudiantil, Darwin Sánchez enfrenta una posible pena de cárcel en Honduras. Junto con su familia pidió asilo en Alemania, pero su futuro es incierto.

Las masivas protestas de este año en Honduras empezaron en abril, tras la aprobación de dos decretos que muchos maestros y médicos consideran como intentos para privatizar la educación y salud pública. ¿Qué papel tuvieron los estudiantes?

El movimiento estudiantil se solidarizó con los maestros y con los médicos, porque es un problema del país. No es solo un problema de los gremios, sino un problema para toda la sociedad en general.

Las protestas se intensificaron cuando la policía militar ingresó al campus de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) en Tegucigalpa y disparó contra estudiantes, con un saldo de varios estudiantes y policías heridos. En teoría, la policía no puede ingresar al campus. ¿Por qué?

Si los cuerpos de seguridad entran a la universidad, están violando su autonomía. Están mandando un claro mensaje a la población de que ellos están en el poder a punta de bala, y a punta de violencia y fuerza. Es un claro mensaje de que no quieren hacer las cosas de manera democrática, sino de manera violenta y por la fuerza.

A principios de abril de este año, Ud. llegó a Alemania para pedir asilo. Antes era estudiante de la UNAH, en el centro regional en Choluteca en el sur del país. ¿Por qué tuvo que salir?

Estudiaba ingeniería agroindustrial en el tercer año pero, en 2017, el poder judicial emitió una orden de que ya no podía acercarme ni entrar a la universidad, porque estaba prohibido para mí. Me borraron del sistema, no solo a mí, sino que a todos los compañeros que estábamos en el Movimiento Amplio Universitario (MAU).

¿Qué es el MAU?

El movimiento de Choluteca nació en el 2015 a raíz de la privatización de la educación que se quería hacer. En nuestros centros nos manifestamos porque queríamos más apertura de carreras, y también porque se estaba a punto de meter a la cárcel a tres de los compañeros que lideraban el movimiento estudiantil a nivel nacional. A raíz de esto, vinieron las judicializaciones y las estigmatizaciones en la sociedad; nos trataron como vagos o delincuentes.

Otra de las demandas del movimiento estudiantil ha sido el restablecimiento de las elecciones estudiantiles, porque les daría representación ante el Consejo Universitario, el ente encargado del funcionamiento de la universidad. ¿Por qué se suspendieron las elecciones?

Históricamente hubo elecciones y se eligieron las autoridades estudiantiles. Era un tercio de estudiantes en la junta directiva, un tercio de docentes y un tercio de la directiva para la toma de decisiones a nivel nacional. Esto ya no se dio porque se modificó la ley. La misma rectora, Julieta Castellanos, escogió a los representantes de los estudiantes sin elección ninguna. Este conflicto no hubiera llevado a tantas cosas si ella simplemente hubiese querido ceder y dialogar y escuchar para llegar a acuerdos. 

Según el medio hondureño Contracorriente, Francisco Herrera, el rector interino de la UNAH, aseguró que pretende que los estudiantes retornen al gobierno universitario. Entonces, ¿cuál es el problema?

Si se hiciera de manera legítima, y si hubiera transparencia en este proceso, no habría ningún problema.

Honduras | Proteste gegen die Regierung in die Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Getty Images/AFP/O. Sierra)

Protestas en la UNAH.

Como consecuencia de las protestas universitarias en Choluteca, Ud. fue judicializado en el  año 2017. ¿De qué se le acusa?

Tomamos el centro universitario por varios días y se hicieron movilizaciones en la ciudad y a nivel nacional. 

A mí, y a todos los compañeros del movimiento estudiantil, se nos acusa de 'detentación de un bien público', en otras palabras: es como si te quieras adueñar de un bien del Estado. Ahora con la nueva reforma del código penal que está por entrar en vigencia, esto puede ser penado con más de 30 años de cárcel.

¿Por qué decidió venir a Alemania, junto con su esposa y su hija?

En primer lugar porque vimos que Alemania es uno de los países europeos que es muy respetuoso de los derechos humanos. Creíamos que aquí en Alemania se nos iba a escuchar como personas que estábamos siendo perseguidas por el Estado en nuestro país.

¿En qué fase se encuentra su solicitud de asilo?
 
Hicimos la solicitud a principios de abril 2019. Hace una semana recibimos una respuesta negativa. Ahora contratamos a un abogado, y esperamos que en la apelación nos vaya mejor.


Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda