“No se debe aceptar la muerte de personas al extraer carbón” | El Mundo | DW | 14.05.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

“No se debe aceptar la muerte de personas al extraer carbón”

Luego del accidente minero en Turquía se producen críticas a las condiciones de trabajo en el sitio del siniestro. El sindicalista Ralf Bartels habla en entrevista con DW acerca de la seguridad en la mina de Soma.

El sindicalista Ralf Bartels.

El sindicalista Ralf Bartels.

Deutsche Welle: Se reporta a más de 200 personas fallecidas por la explosión en la mina turca de Soma. La causa es, aparentemente, un fallo en el sistema eléctrico. ¿Se trata de un riesgo común en la industria de la explotación minera?

Ralf Bartels: Es de hecho de un peligro permanente en la minería, y por ello debería ser combatido fuertemente con protecciones especiales contra explosiones en el sistema eléctrico de las minas.

¿Qué peligros específicos se corren cuando se produce un incendio en las minas?

Se agota el oxígeno, mismo que no puede ser reemplazado. Pueden producirse casos de asfixia. Otro gran peligro son las explosiones, al igual que en los incendios que ocurren sobre la superficie, en espacios cerrados. En las minas, sin embargo, se está a dos kilómetros de profundidad, y sin posibilidad de abandonar el sitio del siniestro.

¿Cómo funciona normalmente la comunicación con mineros que resultan atrapados?

A través de cableado y líneas telefónicas, desde la superficie hasta las profundidades de las minas. En el caso de Turquía, no sabemos hasta qué punto se mantiene esta comunicación. No sabría decirlo.

¿Hay espacios específicos para la protección de los mineros?

En las minas debe haber sistemas para impedir que se extiendan las fuentes originarias de las exposiones, así como espacios de protección. Hasta el momento se desconoce si existen tales recursos en Soma. Es demasiado pronto como para comenzar las investigaciones relacionadas con el accidente. Pero la pesquisa es urgente. Lo mejor hubiera sido comprobar los sistemas de seguridad en la mina antes de la explosión. En este caso, la discusión sobre las condiciones de trabajo en Soma fue llevada por nuestros colegas turcos hasta el Parlamento, donde se apagó.

Se supone que las condiciones de seguridad en el sitio del accidente eran muy malas. ¿Es esto típico en la industria minera de Turquía?

Los estándares de seguridad y sobre todo, la implementación de los mismos, están muy lejos de los que se practican en la extracción minera de carbón en Alemania y de los que nosotros proponemos en todo el mundo.

¿Se cuenta con información más exacta acerca de las condiciones en la mina de Soma? Los primeros informes hablan de personal demasiado joven, poco capacitado y muy mal pagado.

Nuestro presidente, Michael Vassiliadis, está en contacto con su homólogo turco a fin de esclarecer este aspecto. Sobre todo, por el momento se trata de ver en qué podemos ayudar y qué medidas concretas se deben tomar. El siguiente paso es la investigación sobre las causas de la explosión y el esclarecimiento de las cuestiones que usted menciona; por ejemplo, el equipamiento de seguridad y la capacitación del personal minero. No se trata solamente de asuntos técnicos, sino de un concepto básico de seguridad. La seguridad y la productividad son dos caras de una misma moneda, y no puede ser que la muerte de personas sea vista como algo implícito en la explotación del carbón. Recuerdo la visita que realicé a la mina turca de Zonguldak, a orillas del Mar Negro, donde en 1992 ocurrió el que hasta entonces era el accidente más grave en la industria minera de Turquía. Ahí hay una gran placa conmemorativa con todos los nombres de los muertos, como las que vemos en Alemania para recordar a las víctimas de la guerra. Por desgracia, el solo recuerdo de las víctimas no constituye una forma suficiente de prevención de tales accidentes. No podemos ver como natural el que mineros mueran, en lugar de hacer todo lo que está en nuestras manos por que tales accidentes jamás ocurran de nuevo en el futuro.

¿Hay ideas concretas acerca de cómo Alemania podría ayudar en este caso?

Por el momento mantenemos comunicación con nuestros colegas turcos para ver si existen posibilidades más concretas que el apoyo natural a base de donativos económicos. La cuestión será en qué medida puede haber una cooperación a nivel técnico. Pero por el momento no puedo decir nada concreto al respecto.

El Dr. Ralf Bartels dirige el área de Minería y Política Energética del Sindicato de Minería, Química y Energía de Alemania (BCE).

Publicidad