No dejar a Ucrania a su suerte | El Mundo | DW | 23.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

No dejar a Ucrania a su suerte

El aumento de la tensión en Kiev se ha cobrado las primeras víctimas desde el inicio de las protestas. La UE y Rusia han de reaccionar ahora para evitar males peores, comenta Ingo Mannteufel.

Varios fallecidos entre los manifestantes de Kiev es el triste saldo provisional que arroja el conflicto entre los activistas en la plaza Euromaidan y las fuerzas de seguridad del presidente Yanukóvich, que desde hace meses se enfrentan en de Kiev. Ahora, la lucha callejera está en pleno apogeo.

Desde finales de la semana pasada, se creía posible un recrudecimiento del conflicto. E incluso algo mucho peor: con las nuevas leyes represivas contra el derecho de manifestación y otras formas de protesta, el presidente Yanukóvich apostó claramente por el enfrentamiento.

Deutsche Welle Russische Redaktion Ingo Mannteufel

Ingo Mannteufel

Estrategia de crispación

En lugar de recurrir a la negociación a principios de año como pretendían los líderes de la oposición moderada, las sorpresivas leyes fueron como un grito de lucha para los manifestantes ucranianos. La consecuencia fue la división del movimiento anti Yanukóvich: los más radicales y violentos acusaban a líderes opositores como Vitali Klitschko de aplicar una estrategia inadecuada, llamando a intensificar la violencia contra el régimen ucraniano.

Ahora, Ucrania está prácticamente al borde de la guerra civil como resultado de la radicalización de los manifestantes y del aumento de la crispación a raíz de la estrategia de Yanukóvich. Las protestas comenzaron pacíficamente en noviembre, cuando Yanukóvich decidió no firmar el acuerdo de asociación con la Unión Europea. Pero hoy ya no se trata solo del acercamiento a Europa, sino de la continuación del dominio de Yanukóvich que, con leyes represivas y brutales acciones de las fuerzas de seguridad, puso en evidencia las deficiencias democráticas de su régimen. Por eso, esperar hasta las elecciones presidenciales de primavera de 2015 no sería una solución para el conflicto actual.

Negociación UE y Rusia

Una reacción política que pretenda abandonar Ucrania a su suerte sería extremadamente peligrosa. Mientras los líderes de la oposición y Yanukóvich se hagan acusaciones recíprocas, será difícil llegar a un acuerdo sin intervención externa. Para evitar el aumento de la violencia e impedir que Ucrania entre en una situación similar a una guerra civil, Rusia y la Unión Europea deberían pensar en negociar conjuntamente.

Debido a la complejidad de intereses, al objetivo poco claro que persigue la UE con la política respecto a Ucrania y la actitud rusa de no permitir concesiones en política exterior, no será tarea fácil. El ejemplo de Siria mostró hasta donde se puede llegar si la Comunidad Internacional permanece pasiva. Pero el mismo ejemplo demostró que con la presión de Occidente, incluso con sanciones de la UE al régimen de Yanukóvich, y con una política pragmática de Rusia se podría llegar a alcanzar soluciones políticas.

La deriva de Ucrania hacia un estatus similar a una guerra civil no les interesan ni a Rusia ni a Occidente. En eso se deberían centrar los esfuerzos diplomáticos de la UE y Moscú. Durante las negociaciones sobre Siria en Montreux y durante el encuentro de la élite global en Davos tendrán ocasiones suficientes para impedir que se agudice el conflicto en Ucrania.

DW recomienda

Publicidad