″No cederemos″ | El Mundo | DW | 29.03.2004
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

"No cederemos"

Se avecina la 3a.Conferencia de Afganistán. El domingo se pospusieron las elecciones afganas. DW-TV conversó con el ministro de Relaciones Exteriores, Joschka Fischer, sobre el compromiso alemán en la región.

La reconstrucción de Afganistán es lenta y trabajosa.

La reconstrucción de Afganistán es lenta y trabajosa.

Hace mucho que se derrocó el régimen fundamentalista de los Talibán. Sin embargo, Afganistán sigue generando titulares negativos.

En algunas regiones las milicias de los señores de la guerra se enfrentan en luchas sangrientas. La seguridad es más que inestable y el gobierno central sigue sin poder influir en gran parte del país. El restablecimiento de la economía y la sociedad civil es lento y trabajoso. El tráfico de drogas, en cambio, florece: Afganistán volvió a ser el mayor productor de opio en el mundo.

Las elecciones previstas para junio de 2004, fueron pospuestas ahora para septiembre, debido a problemas logísticos y falta de seguridad. En aquella fecha serán elegidos simultáneamente el futuro presidente y el nuevo parlamento, así lo explicó el actual jefe de estado, Hamid Karsai.

Parecería un balance negativo, pero el ministro alemán del Exterior, Joschka Fischer, destaca en la entrevista con DW-TV los aspectos positivos: La comunidad internacional también ha podido anotar logros:

"Si hacemos una retrospectiva, vemos que hemos alcanzado mucho. Si miramos hacia el futuro, queda aún mucho por hacer. Hay regiones estables, en las cuales la vida volvió a la normalidad. Millones de refugiados regresaron a su tierra. Al mismo tiempo, hay zonas en el sur y el este del país en las cuales sigue habiendo grandes riesgos de seguridad. Se ha podido lograr un cierto equilibrio entre los distintos grupos en Afganistán. La Loya Jirga constitucional, fue un gran éxito. En cuanto a la reconstrucción también se han hecho grandes progresos. Pero, en lo que refiere a la situación de las drogas o a la necesidad de un compromiso internacional para la reconstrucción, resta mucho por hacer."

Mantener promesas financieras

En la conferencia de donantes, celebrada en Tokio en 2003, se ofreció a los afganos 4,5 billones de dólares, de los cuales, hasta el momento, sólo se ha pagado una parte mínima. Alemania mantuvo su compromiso, subraya Fischer y promete que en la Conferencia Internacional de Afganistán, el miércoles y jueves (31.03./01.04.2004) en Berlín, se esforzará para que también otros países sigan aportando dinero.

"Es un punto central y muy, pero muy importante que todos comprendan que no sólo debemos mantener nuestros compromisos, sino intensificarlos. Pienso que se les debe exigir a los países donantes que asuman su obligación. No vamos a ceder. El progreso económico, la creación de infraestructuras escolares y de salud, así como una perspectiva económica son factores decisivos. De hecho, no solamente para el futuro de los afganos, sino también en el combate contra el terrorismo nacional e internacional."

Alemania no es "imperio de protección"

En cuanto al rol de Alemania en Afganistán, Fischer dijo que la reconstrucción del país representa uno de los aspectos fundamentales de la política exterior de su gobierno. Afganistán no puede convertirse nuevamente en zona de retiro para terroristas. Pero, aunque Alemania tenga el mayor número de soldados, unos 2000, integrando la tropa internacional de seguridad ISAF y a pesar del compromiso especial en la creación de una policía afgana e incluso a pesar de la próxima Conferencia de Afganistán en territorio alemán, Alemania no se considera un "imperio de protección" en el Hindu Kush, recalcó Fischer.

Dividir el trabajo internacionalmente

Fischer está a favor de reforzar los esfuerzos internacionales conjuntos y apoya la creación de sucesivos equipos de reconstrucción, acompañados militarmente, como en Kundus. Espera lograr así una mayor seguridad, incluso más allá de Kabul. Al parecer, muchos países europeos han señalizado ya su interés en un compromiso de este tipo.

Respecto a la lucha contra el narcotráfico, el ministro dijo que este es un esfuerzo importante y a largo plazo, en el cual Gran Bretaña asumió la dirección. Pero, según Fischer, el tema drogas va a ser uno de los puntos centrales de la Conferencia en Berlín.