Ni sólo con mano dura, ni sólo en Francia | Europa | DW | 09.11.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Ni sólo con mano dura, ni sólo en Francia

Las violencia en Francia ha bajado a partir de la entrada en vigor de las medidas de emergencia El problema social manifestado, sin embargo, ni se remedia sólo con mano dura ni es sólo francés.

Al sur de París, ayer

Al sur de París, ayer

A pesar de que a las 00:00 del nueve de noviembre entró en vigencia el estado de emergencia decretado por el Gobierno francés, la revuelta callejera continúa. Según información de agencias, de 1173 bajó a 617 el número de vehículos incendiados continuaron y a 1800 ascienden las personas detenidas desde el 27 de octubre que empezaron los hechos de violencia que sacuden varias ciudades del país. Antes de la medianoche, el ministro de Interior, Nicolas Sarkozy, ya había hablado de un "descenso bastante sensible" de la violencia urbana. Sin embargo, los hechos han puesto de manifiesto un problema social latente en toda Europa.

Instrumentos para la tolerancia cero

Französischer Innenminister Nicolas Sakozky spricht mit der Presse nach einer Sondersitzung

Nicolas Sarkozy, ministro francés del Interior

La mano dura y la tolerancia cero que anunció el ministro Sarkozy comenzaron con la aprobación del estado de emergencia. Éste permite una serie de medidas restrictivas de las libertades civiles tales como registros domiciliarios sin autorización judicial, la implantación del toque de queda, sanciones de hasta dos meses de cárcel y hasta 3750 euros de multa por su incumplimiento, requisas de armas. Andreas Teska, corresponsal de la cadena de radioemisoras alemanas WDR, comenta desde París que si bien es verdad que el Estado tiene que reaccionar en una situación de emergencia como ésta, las medidas policiales adoptadas son más que una solución "una declaración de bancarrota".

¿Efectivas medidas a largo plazo?

Por su parte, el primer ministro francés, Dominique de Villepin, anunció que retomará bastante de las medidas sociales del anterior gobierno, recortadas cuando él asumió el poder.

Unruhen in Frankreich Dominique de Villepin

Dominique de Villepin, primer ministro francés

Con bastante más tacto que el ministro de Interiores galo, de Villepin reconoció que aquí no se trata sólo de criminales, sino de problemas estructurales surgidos en la marginación y la discriminación, sobre todo de los migrantes de las ex colonias francesas. Sin embargo, las medidas anunciadas no llegan a ser convincentes.

En la educación, por ejemplo, ofrece la creación de 5000 puestos de asistentes pedagógicos en los 1200 colegios de los barrios "sensibles" y la posibilidad de abandonar la educación obligatoria a los 14 años y comenzar con una formación profesional. "Salir del sistema escolar estatal tan temprano es una puerta de entrada a la falta de perspectivas" es el resumen de la analista de WDR. Por otro lado, la creación de una prima de 1000 euros para motivar a los que reciben dinero de la asistencia social del Estado a buscar un empleo parece más bien una medida populista de cara a las próximas elecciones.

Páginas 1 | 2 | Artículo completo

DW recomienda

  • Fecha 09.11.2005
  • Autor Mirra Banchón
  • Imprimir Imprimir esta página
  • Enlace permanente https://p.dw.com/p/7Qo8
  • Fecha 09.11.2005
  • Autor Mirra Banchón
  • Imprimir Imprimir esta página
  • Enlace permanente https://p.dw.com/p/7Qo8